A España se le hace de noche frente a Croacia

Serio revés para la selección española de baloncesto que debuta con derrota ante Croacia 72-70 después de que la selección balcánica anotara 25 puntos en el último cuarto. Saric taponó el lanzamiento de Gasol que pudo empatar. 

España deja dudas en su debut ante Croacia y con esta derrota se le plantea una fase complicada en la que apenas se le permitirán más errores y en la que ya no depende de si misma para ser primera y evitar a Estados Unidos en los cruces previos a la lucha por las medallas. 

 

Tenía en su mano España el partido de la mano de Pau Gasol y con una renta de 14 puntos pero los minutos de descanso a la 'primera unidad' se pagaron caros y Croacia jugó con más arrojo y decisión el tramo final y fundamentalmente los últimos dos minutos. 

 

Pese al completísimo partido de Pau Gasol, con 26 puntos, 9 rebotes y tres triples incluidos, España ha vuelto a comenzar un gran torneo con el pie cambiado. Y eso que, a mediados del tercer cuarto nadie pensaba en que el partido acabaría como ha acabado. España mandaba 14 arriba (36-50) y las rotaciones de Scariolo ablandaron a los nuestros.

 

Croacia, que cabalgaba a lomos de un espectacular Bogdanovic (23 puntos), endosó un parcial de 9 puntos y se metió de lleno en un partido que olía a buen debut de España.

 

Porque hasta entoces, había muchas cosas que resaltar de España. Además del superlativo Gasol, destacó la dirección de Sergio Rodríguez, la anotación de Niko Mirotic y la garra de Felipe Reyes. Había lunares, como el juego de un desdibujado Navarro o el mal partido de Ricky Rubio, cargado muy pronto de faltas, blando en defensa y tímido en ataque. Pero esos lunares se convirtieron en fuertes dolores cuando Croacia decidió ir con todo a por el partido. Y entonces el choque entre España y Croacia se convirtió en un duelo al sol entre Gasol y Bogdanovic.

 

España aguantó el toma y daca y el partido se dirigió a un final de infarto en el que cualquiera podía ganar. La consecución de triples entre uno y otro bando acabó con el partido a diez segundos para el final con dos puntos de ventaja para Croacia.

 

Y ahí fue cuando Gasol lanzó un gancho que hubiera llevado el partido a la prórroga. Pero Saric se elevó como nunca y detuvo el balón. Después, Croacia lo celebró como si de una final se tratase y toma ventaja en el grupo B. España, que se ha complicado el primer puesto, deberá una vez más remar a contracorriente.