7 estrategias para dejar de lado la mala costumbre de no desayunar

Desayuno

Apurar las horas de descanso nocturno, salir con prisas hacia el trabajo o la falta de hambre al despertar son algunos de los motivos que se esgrimen cuando el desayuno no encuentra lugar en la planificación diaria.

Desde la web de la Dieta de la Clínica Mayo (http://diet.mayoclinic.org) - nos plantean una serie de estrategias simples que no dejan ninguna excusa para saltarse la primera comida del día, considerada entre la mayoría de especialistas la más importante del día.

 

Según señalan los especialistas de la Clínica Mayo, el desayuno se considera esencial ya que las personas que toman de forma regular un desayuno saludable y equilibrado tienden a concentrarse mejor y a implicarse en una mayor actividad física que aquellas que se lo saltan. Además, quienes desayunan parecen manejar mejor su peso y tienen mejores niveles de colesterol.

 

Los estadounidenses plantean estas estrategias para dejar a un lado la costumbre de no desayunar:

 

1. Construir el hábito: comenzar al menos tomando una pieza de fruta en el camino al trabajo, luego será más fácil incluir otros grupos de alimentos.

 

2. Cambiar a la opción más saludable: se puede probar a cambiar la tostada de pan blanco por una de pan integral o sustituir el azúcar por canela o extracto de vainilla. Se puede emplear aceite de oliva en vez de mantequilla y si se quiere añadir un toque dulce incorporar alguna fruta cortada en láminas.

 

3. Planificar por anticipado: si por la mañana tienes siempre el tiempo justo y las prisas son el factor común, deja colocada la mesa del desayuno: deja listos los cubiertos, el tostador, los cereales en el cuenco o si la fruta lo permite, prepárala por anticipado.

 

Tener siempre a mano alimentos listos para consumir al momento o tomar por el camino es fácil: huevos duros, fruta fresca, yogures o barritas de cereales integrales pueden ser una opción aceptable para no salir de casa con el estómago vacío.

 

4. Innovar en el desayuno: no te limites a los alimentos tradicionales del desayuno. Un emparedado de pavo en pan integral o incluso lo que quedó de la ensalada de pasta con verduras del día anterior podrían convertirse en un desayuno sano.

 

5. Llevarlo con nosotros: si no tienes tiempo de tomar el desayuno por la mañana en casa, llévate el desayuno contigo para tomarlo cuando puedas parar un momento, o al menos toma una manzana o un plátano para más tarde.

 

6. Dividirlo en varias tomas: si no tienes hambre por la mañana, toma una tostada de pan integral o un vaso de zumo natural. Después, toma un tentempié saludable a media mañana.