522 edifcios en Ávila están obligados este año a pasar la nueva Inspección Técnica de Construcciones

 El director general de Vivienda, Ángel Marinero

El Decreto de Inspección Técnica entró en vigor el pasado 13 de abril, aunque en Ávila capital estas inspecciones se vienen realizando desde 2011. Ahora son los municipos de Arévalo, Las Navas del Marques, Arenas de San Pedro y Candeleda, los obligados a ejecutar este Decreto, para lo que hoy el director general de Vivienda, Ángel Marinero, se ha reunido con sus alcaldes para informarles del procedimiento a seguir

En ávila se lleva realizando la inspección técnica de edificios desde 2011. En este año establan obligados a inspección 732 edificios, se presentaron 702 inspecciones, de las cuales 514 fueron favorables y 188 no lo fueron. En 2012 estuvieron sujetos a inspección 1.796 edificios, se realizaron 1.303 inspecciones técnicas; 1.088 fueron favorables y 215 desfavorables. En el presente año son 522 los que se verán obligados a pasar la inspección. Hasta el momento se han presentado 44: 41 favorables y 3 desfavorables.

 

Según ha explicado Ángel Marinero, los municipios que están sujetos a este Decreto son los que tienen más de 5.000 habitantes, por ello en Ávila los obligados son Arévalo, Las Navas del Marqués, Arenas de San Pedro y Candeleda.

 

El Decreto, que entró en vigor el 13 de abril, establece la inspección técnica de los edificios obligatoria a partir de los 40 años de construcción de los mismos, y busca “ir avanzando en la cultura de la prevención y el mantenimiento aplicada a los edificios, lo que supone al final a los propietarios un abaratamiento de costes y un aprovechamiento de problemas futuros”, añadía Marinero..

 

En Castilla y León están obligados este año a pasar la Inspección Técnica 70.000 edificios (aquellos terminados hasta 1972). la Inspección tiene cierta analogía con la de los vehículos, es cada 40 años y después cada 10 años. La experiencia que tienen los ayuntamientos que ya tenían implantada esta revisión, es que suelen pasarla el 80% de los edificios. El coste de las inspecciones, del técnico, tienen que asumirlo los propietarios.

 

El objetivo es que las comunidades de propietarios resuelvan los pequeños problemas de los edificios antes de que estos sean más graves y supongan un desembolso mayor. La no revisión de los mismos tiene una multa administrativa, “pero que por el momento, dada la situación económica no se ejecutará”, matizaba Ángel Marinero. “Es un decreto que beneficia a los propietarios de cara a evitar males mayores”.

 

En este proceso tienen que estar muy involucrados los admistradores de las fincas y la Administración Pública en su labor de informar, por ello la necesidad de estas reuniones que se están realizando en todas las Delegaciones Territoriales.