50 millones en nuevos helicópteros para la extinción de incendios forestales

La Junta contrata por cuatro años y 50,7 millones de euros 16 helicópteros más para la extinción de incendios. Estarán repartidos por las bases de toda la Comunidad y el dispositivo tendrá en cuenta la temporada alta, de julio a septiembre, y el riesgo de cada comarca.

El Consejo de Gobierno ha aprobado un presupuesto de 50,7 millones de euros en el servicio de cinco helicópteros biturbina, siete helicópteros monoturbina semimedianos y cuatro helicópteros monoturbina ligeros de transporte y extinción de incendios forestales, con la finalidad de disponer de los medios aéreos suficientes para la lucha contra los incendios forestales, para garantizar una rápida intervención en zonas de difícil acceso, como son la mayoría de las comarcas forestales o con valores naturales de Castilla y León. El periodo del contrato será de cuatro años prorrogable a dos más, y el área de actuación de las aeronaves será Castilla y León y, con carácter excepcional, podrán ser requeridos para actuar en otras comunidades autónomas, así como Portugal.

 

En total Castilla y León cuenta 21 helicópteros para la prevención y lucha contra incendios forestales, uno de ellos el helicóptero de coordinación denominado Hotel. Además de estos medios que contrata Castilla y León se tiene el apoyo de los medios aéreos del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente que en verano ubica diez aeronaves en el territorio y en invierno dos entre febrero y abril.

 

 

EN TEMPORADA ALTA Y SEGÚN LAS ZONAS

 

Las aeronaves realizarán labores en la extinción de incendios de transporte de personal y equipos para la lucha contra incendios forestales, el bombardeo de agua –sola o con espumógeno-, la coordinación de medios aéreos y perimetración de incendios cuando sea preciso, y el entrenamiento de las misiones. La distribución temporal de los helicópteros de este contrato se adapta a las características de los incendios en la Comunidad, con un período de prestación fijo que cubre la época de peligro alto, julio a septiembre, y un período de prestación con fechas variables que se activa desde el operativo en función del riesgo de incendios en cada época del año y comarca de Castilla y León.

 

Además los equipos vendrán equipados con sistema de posicionamiento global GPS, radiobaliza de emergencia, equipos de comunicación integrados, megafonía externa y sirena luminosa, cesta externa porta material, depósito de 45 litros de espuma y tren de aterrizaje de tipo esquí.

 

 

BASES Y HELICÓPTEROS

 

Los cinco helicópteros biturbina tendrán ubicaciones preferentes en las bases de Cueto y Camposagrado en León, El Maíllo en Salamanca y Rosinos y Villadeciervos en Zamora. Los siete helicópteros monoturbina semimedianos estarán destinados en las bases de Medina de Pomar en Burgos, Rabanal del Camino y Sahechores en León, Villaeles en Palencia, El Bodón y Guadramiro en Salamanca y Coca en Segovia. Y los cuatro helicópteros monoturbina ligeros tendrán ubicaciones preferentes en las bases de Piedralaves y Barco de Ávila en Ávila, Pradoluengo en Burgos y Las Casillas en Segovia. En cada base habrá un representante de la Junta de Castilla y León. No obstante en función de las necesidades se pueden variar estas ubicaciones en cualquier momento.

 

En cuanto al personal, la empresa adjudicataria dispondrá de un representante de la empresa o director de Operaciones siempre localizable; todos los pilotos deberán tener la licencia en vigor. La empresa deberá contar con pilotos suficientes que garantice la plena operatividad de las aeronaves. Además en cada base habrá personal de mantenimiento suficiente.

 

La inversión aprobada se enmarca en el cumplimiento de los compromisos anunciados por la Consejería de Fomento y Medio Ambiente de mejorar y modernizar los medios técnicos y aéreos, ampliando su tiempo de funcionamiento, renovando los equipos e impulsando la implantación de las mejoras medidas de seguridad disponibles.

 

La Consejería de Fomento y Medio Ambiente ha destinado a la política de prevención y lucha contra incendios forestales más de 74 millones de euros, incluyendo en esta partida líneas de actuación tan importantes como la prevención activa, el mantenimiento de la estructura de pronta detección de incendios, la formación y especialización de los profesionales del sector, el incremento, mejora y mantenimiento de las bases aéreas y de las aeronaves, así como de los medios terrestres empleados en la extinción de incendios forestales.