5 mujeres pisando el acelerador a fondo

Todas trabajan en sectores considerados masculinos

La Confederación Abulense de Empresarios (CONFAE) en colaboración con el Ayuntamiento de Ávila han organizado la mesa redonda "Mujeres entrando en el circuito" para cerrar los actos del Día de la Mujer Trabajadora.

En ella hemos escuchado de primera mano la experiencia de un taxista, un electricista, un fontanero, un responsable de un taller de reparación de vehículos, y un ganadero. Y lo pongo en masculino, porque hasta no hace mucho tiempo eran oficios desempeñados únicamente por hombres. Pero vamos a poner lo que nos han contado de primera mano:

Guadalupe = taxista

Comenzó a trabajar hace diez años en el sector, durante el primer año de tuvo que soportar insultos y abucheos, he incluso algún compañero no la trataba bien. Tenía 50 años cuando cogió el taxis, ya que su marido cayó enfermo, pero tiene claro que seguirá al volante hasta que se jubile.

Incluso ha tenido que ver como algún cliente se subía al coche de otro compañero o que se esperaba hasta que ella se fuera. Como punto positivo valora que el sueldo es igual al resto de sus compañeros, pero echa en falta que no haya otra mujer que se atreva a seguirla en esta "carrera".

En su carrera profesional  ha trabajado además en una empresa de conservas, que ha sido el trabajo más duro que ha desarrollado, y en casas limpiando, que era mal pagado y encima no cotizaban por ella.

A veces su propio marido no entendía que fuera ella la que lleva el dinero a casa, y se sentía fatal; aunque con el tiempo ha llegado a comprenderlo.

Piensa que los abulenses tienen una mente arcaica y cerrada, aunque en la gente joven ya no pasa tanto.

Gloria = instalador electricista

Comenzó estudianto electrónica industrial en Arenas, era la única chica; aunque en el segundo año se incorporaron otras dos chicas más.

Vino a Ávila a hacer una entrevista en una empresa de cableado, pero al final no llegó a trabajar, porque decidió ponerse por su cuenta y realizar trabajos para la empresa de su padre y de otros socios.

Siempre ha trabajado sola, y no tiene empleados. Aunque ha subcontratado los servicios de otra empresa (cuando se podía) para que le ayudarán sobre todo con trabajos que requerían esfuerzo fisico. Porque reconoce que los hombres y las mujeres no somos iguales.

No ha tenido problemas, a veces las mujeres se extrañan más que los hombres. Y al principio cuando comenzó haciendo publicidad omitía su nombre para que no la rechazarán.

En casa la que arregla los enchufes es ella. Y estuvo trabajando en condiciones normales hasta los 8 meses de embarazo, el último mes necesitó ayuda, pero no la impidió trabajar.

Sólo encuentra un problema, que las empresas de fabricación de equipos no tienen en cuenta su talla, y a veces no encuentra guantes y otras cosas de su talla.

"5

Sonsoles = intalador de fontanería y calefacción

Los problemas a Sonsoles le vinieron desde sus compañeros de clase, cuando estudiaba sistemas de regulación y control automático, que se lo hicieron pasar mal. Bueno y de su padre que la decía que no hiciera eso, ahora su madre le pide a ella que le arregle las cosas, a pesar de opinar lo mismo que él en un principio.

Ha tenido que escuchar comentarios como "si lo hace una mujer cualquiera lo puede hacer", "es más guapo que el último fontanero que vino por aquí", o "porque no dejas a tú mujer en la oficina" ya que trabaja con su marido. Pero el que hace esos comentarios, no la ofende porque es gente que se comportaría igual siempre.

En el sector es la única, y la gente mayor es la que más se sorprende, pero la han aceptado bien. Además, animaría a otras mujeres a que de una vez se soltaran.

Ana = responsable de un taller de automoción

No arregla coches, pero lleva trabajando con motores desde el año 76, primero en una empresa por cuenta ajena donde estuvo más de diez años, y luego en "la empresa de su marido" (bueno de los dos, porque ella es la que lleva la parte administrativa y de contabilidad).

Asimismo, compaginaba este trabajo en la empresa familiar con el trabajo por cuenta ajena. Reconoce que ha tenido que dejar de lado a sus hijos por el trabajo, y esto la creo un trauma.

En otros trabajos que ha desarrollado a lo largo de su vida también la han examinado por ser mujer, pero ella "pisaba el acelerador" porque siempre le ha gustado la velocidad.

No tiene horarios y a veces son los de casa los que menos valoran la dedicación.

Lola = ganadero

Siempre la ha gustado el campo, y quería dedicarse a eso, pero su padre se lo impidió. Ahora ha conseguido, después de muchos años, dedicarse a lo que siempre quiso; el campo y la ganadería.

Según sus palabras, "las mujeres somos todo terreno. Valientes, constantes, trabajadoras, utilizamos la cabeza, y nos adaptamos a todos los cambios". Y como decían alguna de sus compañeras no somos iguales a los hombres, ella sólo quiere que le valoren como persona.

El campo es muy duro, el mundo rural es un mundo muy cerrado y machista. Pero ella trabaja "a pie de calle", hace lo mismo que un hombre, pero tiene que trabajar el triple y hacer un gran esfuerzo. Aunque piensa que cuando volvió al campo hizo lo acertado. Aunque su padre pensará que era la rebelde, y es que siempre ha sido independiente y autónoma.

Se considera una mujer ambiciosa, y que no quería vivir de su pareja, por eso, sólo ha tenido un hijo, porque era un impedimento ser madre.

Para concluir citaré las palabras de Lola "detrás de las nubes siempre está el sol". Esperemos que cada vez sean más mujeres las que se decidan a romper ese "techo de cristal".

Feliz día de la Mujer trabajadora, que no ha sido hoy 8 de marzo, sino que son todos los días del año.