34,4 millones para la conservación de carreteras en cuatro provincias

La inversión está destinada a la conservación de 4.037,608 kilómetros de carreteras en Salamanca, Burgos, Segovia y Zamora y se extiende a los próximos cuatro años.

El Consejo de Gobierno ha autorizado 34.431.920 euros para los próximos cuatro años para la conservación de más de 4.000 kilómetros de carreteras autonómicas en las provincias de Burgos, Salamanca, Segovia y Zamora. Una de las máximas prioridades de la Junta de Castilla y León es el mantenimiento y conservación de las infraestructuras viarias de la extensa red viaria de nuestra comunidad, garantizando la vialidad y seguridad.

 

En concreto, se destinarán 9.292.053 euros para la conservación de 906,608 kilómetros de la red de carreteras autonómicas en la provincia de Burgos en la zona norte de la N-120. En la provincia de Salamanca, se destinarán 8.183.280 euros para la conservación de 1.260,933 kilómetros de la red de carreteras de Salamanca, un total de 8.685.409 euros para 718,020 kilómetros de la red de carreteras de la provincia de Segovia y un total de 8.271.176 euros para 1.152,047 kilómetros de la red de carreteras de la provincia de Zamora.

 

Las obras de conservación de las carreteras comprenden actuaciones de rehabilitación estructural de los firmes, señalización, balizamiento y equipamiento con sistemas de protección que favorezcan la seguridad vial. Además las inversiones en conservación incluyen los servicios de vigilancia y servicio de comunicaciones, la atención en accidentes e incidentes, la señalización ocasional y mantenimiento de los elementos de la carretera en condiciones óptimas y que no puedan causar problemas a las condiciones normales de circulación, ni afecten negativamente a las condiciones normales de seguridad de la misma, ni funcionamiento de la circulación.

 

La conservación de la red de carreteras de titularidad autonómica ha concentrado siempre un importante volumen de inversión en el presupuesto de la Junta de Castilla y León. Inversiones necesarias para el mantenimiento ordinario de las nuevas infraestructuras, de atención a la vialidad invernal, la señalización y otras medidas de seguridad vial para garantizar en todo momento unas adecuadas condiciones de circulación y seguridad a los vehículos que se desplazan por ellas.

 

Así pues, con este esfuerzo inversor en la conservación, la Junta de Castilla y León garantiza que la red de carreteras cumpla su evidente función social y económica, respondiendo a las necesidades de comunicación, transporte y movilidad, y a la vez, que se mantenga el patrimonio viario que la Comunidad Autónoma ha puesto en servicio a lo largo de estos últimos años, evitando la pérdida de valor derivado de su uso.