300.000 sobres de azúcar para prevenir la somnolencia al volante

Hoy se pone en marcha en Castilla y León la campaña “Al volante, gente despierta”, de la Fundación Española para la Seguridad Vial (Fesvial) y la Federación Española del Café (FEC). Así, las cafeterías y estaciones de servicio de la comunidad repartirán 4,2 millones de sobres de azúcar que recuerdan, a los conductores castellanos y leoneses, la importancia de estar alerta al volante. en Ávila se repartirán 300.000 sobres.

“¡Despierta! La somnolencia al volante provoca accidentes en un abrir y cerrar de ojos”, “¡Despierta! En la conducción, después de un bostezo, puede venir un grito” o “¡Despierta! Es peligroso conducir con sueño. Para, descansa y tómate un café” son algunos de los mensajes que, a partir de hoy, se podrán leer en los más de 4,2 millones de sobres de azúcar de las cafeterías y estaciones de servicio de Castilla y León, gracias a la campaña ‘Al volante, gente despierta’, puesta en marcha por la Fundación Española para la Seguridad Vial (Fesvial) y la  Federación Española del Café (FEC).

 

 

Así, los conductores castellano y leoneses, o aquellos que paren en alguna de las estaciones de servicio de paso, recibirán un sobre de azúcar con alguno de los mensajes utilizados en la campaña ‘Al volante, gente despierta’, realizada por la FEC y Fesvial en colaboración con la Asociación Española de Autoescuelas, la Confederación Española de Transporte de Mercancías y la Federación Española de Hostelería y Restauración.


“El objetivo de ‘Al volante, gente despierta’ es concienciar a los conductores de la importancia de un descanso adecuado como medida de seguridad en la carretera, poniendo énfasis en los beneficios que el consumo moderado de café tiene sobre el estado de alerta y atención, imprescindibles en una conducción segura”, afirma Juan Camín, portavoz de la campaña.


Conducir requiere estar alerta y atento a la carretera y para ello es fundamental haber dormido previamente lo suficiente (7-8 horas en adultos), ya que la somnolencia está relacionada con el 20% de los accidentes de tráfico, según la DGT. Los cambios en el ritmo circadiano provocan alteraciones crónicas del descanso que reducen nuestra capacidad de alerta y de atención. Además, hay dos franjas horarias en las que desciende significativamente el nivel de alerta coincidiendo con un descenso de la temperatura corporal  de 2 a 6 de la mañana y de 2 a 4 de la tarde.


Por eso, conducir de madrugada o después del almuerzo o comida puede incrementar el riesgo de sentir sueño al volante. La disminución de la atención del conductor aumenta en un 86% el tiempo de reacción, incrementando el riesgo de sufrir un accidente. Además, el hecho de conducir sin parar para descansar hace que el conductor deje de ver un alto porcentaje de señales (hasta un 30%).


Según el “Estudio Europeo de Fatiga y Conducción”, realizado por la Sociedad Europea del Sueño, el 75% de los españoles manifiesta haber sentido, alguna vez, somnolencia al volante. Las paradas de descanso evitan el problema durante la conducción, pero sólo el 55% de los conductores españoles afirma parar cada dos horas e incluso el 6% tarda más de cuatro horas en descansar a lo largo de un viaje.


Objetivo: evitar la fatiga y el sueño en la conducción


“Para evitar la fatiga y el sueño al volante, causantes del 50% de los accidentes de tráfico, hay que parar a descansar en cuanto se detecten los primeros síntomas, dar un paseo y tomar una taza de café, sencillos recursos que pueden ayudar a vencer la somnolencia y recuperar el nivel de activación de nuestro cerebro”, afirma Ignacio Lijarcio, Director de Proyectos de Fesvial.


Diferentes estudios científicos han constatado que el consumo de café reduce la sensación de somnolencia al volante. Así, según la revisión bibliográfica ‘Cafeína y rendimiento cognitivo’1, realizada por la Dra. Ana Adán, del Departamento de Psiquiatría y Psicobiología Clínica de la Universidad de Barcelona, el consumo responsable de café es una estrategia eficaz para vencer la somnolencia al volante, mejorar la capacidad de alerta, la atención visual, la concentración en la carretera, reduce el tiempo de reacción y mejora la capacidad de toma de decisiones.


Asimismo, un estudio realizado en la Universidad de Utrech demuestra que, tras una pausa de 15 minutos y la ingesta de una taza de café (con 80 mg de cafeína), los conductores sintieron descender su percepción subjetiva de somnolencia y demostraron más control en la velocidad y los movimientos laterales del coche, reduciendo el zigzagueo y la desviación de la mediana. Además, otro trabajo de 2006, elaborado por Philip et al. y realizado en condiciones reales de conducción nocturna en una autopista durante 200 km, concluyó que el 75% de los conductores que tomaron una taza de café con 200 mg de cafeína no cometieron errores (no cruzaron la línea mediana entre carriles), frente al 66% de los que durmieron una siesta de 30 minutos y el 13% de los que tomaron un café descafeinado.