27 familias se niegan a que sus hijos hagan la reválida de la Lomce en Primaria

Foto: EP

Sólo 35 alumnos de los casi 21.000 convocados no han hecho las pruebas que se han celebrado esta mañana.

Un total de 20.916 escolares de Castilla y León están convocados a realizar la evaluación individualizada de tercer curso de Educación Primaria, que recoge la Lomce y que no tendrá efectos académicos. La evaluación, que ha comenzado a las 9.00 horas en 815 centros que imparten este nivel educativo, se está desarrollando con total normalidad. Tan solo 35 escolares de la Comunidad no se han examinado.

 

Esta evaluación es un sistema objetivo de señalización de objetivos, contenidos y competencias que debe adquirir el alumnado al finalizar el tercer curso de la etapa. Asimismo, se trata de una herramienta de contraste sobre el nivel de adquisición de las competencias y un apoyo a la toma de decisiones de los docentes, al ofrecer nuevos elementos para la detección temprana de posibles carencias en los aprendizajes.

 

Un total de 815 centros de la Comunidad han acogido esta mañana la realización de la evaluación individualizada de tercer curso de Educación Primaria de forma simultánea, a la que están convocados a participar 20.916 estudiantes de Castilla y León. Los alumnos que no hayan podido realizar las pruebas hoy con carácter general deberán efectuarlas el primer día lectivo de su reincorporación al centro, con el plazo límite del 7 de junio.

 

Hasta el momento, la prueba se está desarrollando con normalidad, y tan solo 35 alumnos no la han realizado, de los cuales en 27 casos sus familias han manifestado su negativa y en los 8 restantes se ha producido la ausencia del alumnado sin que se haya recibido justificación. La distribución por provincias es la siguiente: en Burgos, nueve alumnos; en Palencia, uno; en Soria, 24 y, en Valladolid, un escolar.

 

Una de las líneas prioritarias de la Consejería de Educación es conocer permanentemente el estado de la enseñanza en Castilla y León. Por este motivo, las evaluaciones diagnósticas de las distintas etapas educativas han sido una práctica habitual en el sistema educativo de la Comunidad. Asimismo, tanto los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y, en particular, la Unión Europea, consideran estas pruebas herramientas que permiten obtener datos relevantes y, a partir de ellos, establecer medidas para mejorar el rendimiento del alumnado y la calidad del sistema educativo.

 

Las evaluaciones individualizadas de tercer curso de Educación Primaria, de carácter informativo y orientador para las familias, los escolares y los centros docentes, son una herramienta al servicio de la práctica educativa para mejorarla, es decir, para facilitar a los profesores la toma de decisiones en relación con las programaciones didácticas, con los procesos de enseñanza-aprendizaje y, en su caso, con otras actuaciones para la optimización del aprendizaje del alumnado.

 

 

Pruebas y resultados

 

La evaluación ha consistido en la realización de diferentes pruebas. Por un lado, la evaluación de la competencia en comunicación lingüística, en castellano, consta de una prueba escrita con dos partes diferenciadas: comprensión oral y escrita -escucha de un audio-texto que será reproducido en el momento de la aplicación y lectura comprensiva de un texto, con sus correspondientes ítems asociados- y expresión escrita -realización de un dictado, varios ítems sobre el conocimiento de la lengua y composición de un texto escrito-. Y, por otro, la evaluación de la competencia matemática consta de una prueba escrita, con dos partes diferenciadas: cálculo -números y operaciones- y resolución de problemas.

 

El resultado global de la evaluación final se expresará en insuficiente, suficiente, bien, notable y sobresaliente. Los tutores entregarán un informe individualizado a las familias hasta el 8 de junio, con el resultado global y por competencias evaluadas y que tendrá carácter informativo y orientador.