25.000 castellanoleoneses pueden ser celiacos sin saberlo

La enfermedad celiaca afecta a personas genéticamente predispuestas y la intolerancia es de por vida
La Asociación Celiaca de Castilla y León presenta su campaña de Detección y Diagnóstico Precoz de la Enfermedad Celiaca (EC), con motivo de la celebración del Día Nacional del Celiaco este domingo, 27 de mayo, para señalar que al menos 25.000 castellanoleoneses podrían padecer la enfermedad sin saberlo.

La actividad consistirá en la distribución de información sobre la EC en todos los centros de salud y hospitales de la Comunidad Autónoma, según han informado fuentes de la asociación a Europa Press.

La enfermedad celiaca (EC) es una intolerancia permanente al gluten, una proteína presente en cereales como el trigo, la avena, la cebada o el centeno, cuya ingesta afecta a la mucosa del intestino delgado hasta producir en algunos casos la atrofia de sus vellosidades con los consiguientes problemas de absorción de los nutrientes.

La causa de la enfermedad no se conoce bien, pero se sabe que afecta a personas genéticamente predispuestas y que la intolerancia es de por vida, por lo que, si se diagnostica un caso en una familia es posible que haya otros afectados en la misma.

Fuentes sanitarias estiman que al menos una de cada cien personas padece EC, principalmente mujeres de cualquier edad que en un "alto número de casos" no lo saben.

Los síntomas de la EC presentan variaciones en función de la edad, de modo que en los niños las manifestaciones clínicas más frecuentes (diarrea crónica, falta de apetito, vómitos, apatía y dolor intestinal), varían en función del momento de introducción del gluten en su dieta.

En el caso de los adolescentes, la enfermedad se presenta como una anemia ferropénica rebelde que no se resuelve con la toma de hierro oral así como estreñimiento, dolor abdominal, cefaleas y hábito intestinal irregular, que en el caso de las mujeres supone también retrasos en la primera regla e irregularidades menstruales.

Con los adultos la EC tiene distintos patrones de presentación, aunque los más frecuentes consisten en dispepsia, síndrome de intestino irritable, dolor abdominal crónico, hinchazón, flatulencia, pérdida de peso, dolores óseos y articulares, infertilidad y abortos recurrentes entre otros síntomas.

La dieta estricta sin gluten de por vida es "la única medida eficaz" que se traduce en una mejora a partir de las dos semanas de tratamiento por la normalización de los anticuerpos, mientras la recuperación de la mucosa intestinal comienza dos años después de que se inicie el régimen.