2015 traerá una de las peores cosechas de cereal en los últimos 20 años

ASAJA afirma que las "pésimas condiciones del campo" en Castilla y León obligan a que comience la cosecha en primavera, y advierte que el 2015 será uno de los peores en los últimos 20 años.

Histórico de las últimas veinte cosechas en Castilla y León*

 

Producción de cereales de invierno (kilos)

1994

5.489.299

1995

4.123.372

1996

7.029.031

1997

5.737.699

1998

6.755.178

1999

6.944.242

2000

8.602.118

2001

3.626.641

2002

5.433.748

2003

5.758.796

2004

6.927.291

2005

3.962.437

2006

4.103.362

2007

7.849.331

2008

9.304.449

2009

3.887.672

2010

5.967.072

2011

6.703.654

2012

4.900.853

2013

7.452.460

2014

5.389.678

"Con toda probabilidad en menos de una semana la cosecha de cereal avanzará por los campos de Castilla y León, una circunstancia excepcional, puesto que lo habitual es que hasta finales de junio o casi entrado julio no entren las cosechadoras en la meseta", manifiestan desde esta organización agraria

 

Las previsiones de ASAJA, en estos primeros días de junio, es que la cosecha total en Castilla y León no superaría los 4,3 millones de toneladas, un tercio inferior a la media de la última década (alrededor de 6,2 mill./Tm); de ellas, a proximadamente 2.100.000 serían de trigo, 1.950.000 de cebada, y 250.000 de avena, centeno y otros cereales. Es decir que, en el mejor de los casos –porque todavía podría empeorar la situación de los cultivos hasta que se complete la campaña, a lo largo de los meses de junio y julio–, los rendimientos quedarán un 30% por debajo de la media. Estas previsiones situarían a la presente cosecha como una de las cinco peores de los últimos veinte años, las de los años 1995, 2001, 2006 y 2009, al que habría que sumar este 2015.

 

La sequía ha perjudicado especialmente a las provincias del sur y centro de la Comunidad Autónoma. ASAJA habla de rendimientos medios de unos 1.000 kg/Ha en Ávila, y sobre unos 1.600 kg/Ha en Segovia y Salamanca. Pero toda la región está afectada, incluso las áreas tradicionalmente más productivas de provincias como Palencia y Burgos, que quedarían a 2.200 ó 2.500 kg/Ha, la mitad de su producción habitual.