'16+1': los bomberos le echan un pulso al Ayuntamiento

Pancarta que desplegaron los bomberos en febrero en protesta por el gasto en la 'torre de fuego'.

Cerca de 500 bomberos de todo el país, movimientos sociales, grupos políticios y vecinales se concentran en la Plaza Mayor como repulsa al despilfarro y a favor de los servicios públicos y la libertad de expresión.

El movimiento '16+1' le echa esta tarde un pulso al Ayuntamiento de Salamanca y a su alcalde, Alfonso Fernández Mañueco, con una concentración en la que se prevé la presencia de medio millar de bomberos de todo el país para apoyar la causa de los sancionados en Salamanca, pero también de colectivos sociales, políticos y vecinales que se unirán en el rechazo de las políticas de despilfarro selectivo y en favor de los servicios públicos. Este es el giro que los propios impulsores de la plataforma quieren dar al movimiento, que pasará de la simple protesta por una sanción que consideran injusta a la reivindicación social.

 

La cita, prevista para esta tarde a las 18.00 horas en la Plaza Mayor, llega después de las informaciones que este medio ha desvelado sobre el gasto, las características y el estado del equipamiento para la 'torre de fuego' del parque de Bomberos de Salamanca. La inversión fue impulsada en su día por Alfonso Fernández Mañueco cuando era consejero de Interior y Justicia de la Junta de Castilla y León. Enmarcada dentro del pacto local, la Junta dio una subvención de más de 600.000 euros para un proyecto que superó el millón de euros de gasto; el actual alcalde anunció el acuerdo cuando ya era candidato a la alcaldía y todavía ostentaba el cargo de consejero.

 

Sin embargo, lo que parecía un proyecto de campanillas no parece serlo tanto. Según un informe interno, el equipamiento instalado en el último trimestre de 2012 presenta importantes deficiencias y menos de un año después de su estreno no es válido para hacer entrenamiento profesional para los bomberos porque no permite simular las situaciones más habituales. El equipamiento, instalado en la torre ya existente, no ofrece las características que se podría suponer a una inversión de un millón de euros y, además de presentar problemas, hay elementos contemplados en la actuación que no están instalados, según los profesionales que usan la torre. Una circunstancia que siembras más dudas todavía sobre el destino de la inversión.

 

Bomberos repartiendo material informativo (Foto: @josesalamanca79)

 

Por este motivo, un grupo de bomberos protestó el pasado febrero durante la visita del acalde y del consejero de Fomento a la instalación porque, para entonces, ya habían comprobado los fallos del nuevo equipamiento de la 'torre de fuego' y su nula validez para el entrenamiento. A esta protesta respondió el Ayuntamiento de Salamaca con un expediente a 16 de los bomberos y la suspensión de un mes de empleo y sueldo.

 

Superado ese trance, los impulsores de la plataforma '16+1' quieren dejar atrás este episodio y centrarse en reclamar mayor atención a los servicios públicos de calidad y el derecho a la libertad de expresión por la que fueron sancionados. El pulo está servido.