13.000 socialistas votarán en Ávila el próximo día 13 a su nuevo Secretario General

El presidente de la Gestora socialista, Narciso Serrano.

Cerca de 2.000 papeletas de cada candidato con sus sobres de color sepia y 80 urnas con sus precintos correspondientes, serán repartidos entre los 40 centros de votación. El cierre de la votación se realizará en todos los centros de la península desde las 20,00 horas.

Algo más de 1.300 militantes abulenses del Partido Socialista y de las Juventudes Socialistas, además de los afiliados de otros territorios que han pedido votar en Ávila, por encontrarse en esta época estival en la provincia, están llamados el próximo 13 de julio a unas elecciones que marcan un antes y un después en el entendimiento democrático del partido socialista.

 

Cerca de 2.000 papeletas de cada candidato con sus sobres de color sepia y 80 urnas con sus precintos correspondientes, serán repartidos entre los centros de votación, así como las actas para constituir las mesas, para el escrutinio y el cierre de la votación, que se realizará en todos los centros de la península desde las 20,00 horas. Los militantes socialistas aprovecharán ese mismo día para elegir a los delegados que asistirán al “congresillo provincial” una semana después.

 

Para Narciso Serrano, “la elección del domingo instituye una nueva forma de entender la democracia interna en el Partido y el próximo día 13 será el estreno del nuevo sistema de elección, más transparente y democrático”.

 

En total, Ávila dispondrá de 40 centros de votación para que los afiliados de toda la provincia y los desplazados de otros lugares, puedan ejercer su derecho a voto. La intendencia ya está preparada e instalada en la sede provincial del PSOE de Ávila y en el resto de las localidades que cuentan con sede socialista, para elegir al nuevo Secretario General. Tres nombres están en liza: Pedro Sánchez, Eduardo Madina y José Antonio Pérez Tapias.

 

El Presidente de la Gestora abulense ha señalado que “este momento abre una nueva puerta al futuro. Es un cambio muy profundo. Democratiza las decisiones, las abre y, a partir de aquí, el partido que no haga este ejercicio de democracia interna y de apertura, no conectará con la sociedad”.