10 cosas que no debes hacer en las cenas de Nochebuena y Nochevieja

Foto: IMGUR

Los buenos modos y las buenas maneras deben convertirse en protagonistas de estas veladas navideñas.

El 24 de diciembre es Nochebuena y mañana Navidad, como dice el villancico. Es tiempo de compartir copiosas comidas y buenos momentos con la familia y los amigos. También es momento de olvidar el estrés y dejar que los buenos modos y las buenas maneras se convierta en protagonistas de estas veladas. Por ello, te recomendamos 10 cosas que no debes hacer en las cenas de Nochebuena y Nochevieja.

 

1. LLEGAR TARDE

Una práctica muy desaconsejada si tenemos en cuenta que los que suelen organizar este tipo de comidas familiares son los abuelos, los padres, los tíos o los suegros (o futuros suegros). A ninguna de estas personas, y posiblemente a ti tampoco, les gusta que nadie llegue tarde a la hora acordada.

 

El estrés de prepararlo todo, incluido adecentar la casa y lavar la vajilla buena,derivará en un motivo de irascibilidad y posterior discusión por el hecho de llegar tarde. ¡Estáis advertidos!

 

2. COMER EN EXCESO

No se trata de comer como si fuese el último día de nuestras vidas, sino de compartir la comida. Sabemos que mantenerse a raya cuesta más por la insistencia de las abuelas que por seguir una dieta, pero por intentarlo que no quede.

 

Además, hablando de dietas, siempre es recomendable comer con moderación y no ingerir más de lo que podemos si nos queremos evitar empachos o gastroenteritis - cuidado con el marisco.

 

3. SALTARSE EL DESAYUNO

La 'brillante' idea de no desayunar para cuidar la dieta de la que antes hablábamos no es tan brillante como creemos. Ayunar hasta la cena es una barbaridad que produce el efecto contrario a lo que queremos: convertir un gran porcentaje de lo que se ingiera en la cena en grasa, por lo que engordaremos.

 

4. LLEGAR CON HAMBRE A LAS COMIDAS

Para evitar atracones desesperados, lo mejor es llegar con el hambre justa y si nos encontramos en esa situación desesperante de querer cenar al instante, lo mejor espicar algo un par de horas antes y acompañarlo con algo de bebida para ir llenando el vacío.

 

5. EXPERIMENTAR CON PLATOS IMPROVISADOS

Improvisar solo se puede dejar a los expertos. Haciéndolo nosotros mismos lo que conseguiremos es frustrarnos si no nos sale bien, corriendo el riesgo de dejar sin cena a los comensales.

 

6. DAR CAFEÍNA A LOS NIÑOS

Bastante agitación tienen los niños con estar de vacaciones e ir a casa de otros familiares o amigos como para administrarle más sustancias que les vuelvan locos.Si podéis, tampoco es cuestión de privarles, evitad darle refrescos o bebidas con cafeína.

 

7. PASARSE CON EL ALCOHOL

Aunque obvio, este consejo nunca está de más. Las copiosas comidas suelen acompañar copiosas bebidas y hay que acordarse de que hay que volver a casa.

 

8. HABLAR SOBRE POLÍTICA, RELIGIÓN, DINERO, ESTADO SOCIAL, LABORAL O FÍSICO

¿Cuándo os casáis?, ¿para cuando un niño?, ¿y la parejita?, ¿que gorda te hace ese vestido, no?, ¿a tu edad y sólo cobras eso?, ¿todavía no tienes novia?...y un largo etcétera.

 

9. ENCENDER LA TELEVISIÓN

La solución para evitar estos temas no es encender la televisión. La diferencia generacional entre los comensales de una mesa de Navidad es tanta que lo que ponga uno, no sólo no le va a agradar a otro, sino que lo va a detestar hasta el aburrimiento. Lo que degenerará en otra posible discusión.

 

10. SACAR EL MÓVIL

Tampoco el móvil es lo más recomendable para evitar relacionarnos. Sólo es una vez al año, con suerte un par más, pero no hay algo que genere más incomodidad que ver a otra persona (y más si es un familiar) pendiente más de un teléfono móvil que de de la propia cena. Aprovechad esos "me tengo que ir al baño" para hacerlo.

 

¡Felices Fiestas!