Roxana arans original

Vinum Vitae

Roxana Arans Sánchez
Blog de Roxana Arans Sánchez. Vinos. Noma

De Tapas por Sanlúcar (I)

Aprovechando mis vacaciones veraniegas en Sanlúcar de Barrameda, donde tan buen vino y buenas tapas se pueden degustar, voy a intentar contaros en un par de semanas algo de lo bueno que he podido probar por allí.

Es cierto que éste es un blog de vino, pero qué mejor manera de tomar un vino que acompañarlo con unas buenas tapas...

 

Sanlúcar de Barrameda, como bien conocéis, es un pueblo gaditano situado en la desembocadura del río Guadalquivir y forma parte de lo que comúnmente se conoce  como “El Marco de Jerez”. Aquí se produce un vino único, “La Manzanilla”, y digo único porque es el único lugar del mundo donde se produce y se puede producir este vino, debido al clima , humedad que da la cercanía a la playa, la desembocadura del río...

 

Pues bien, la Manzanilla es un vino de la variedad palomino fino, de crianza biológica. Os cuento a grandes rasgos en que consiste esto:

 

La elaboración comienza como cualquier otro vino con la fermentación alcohólica que da lugar a un vino de unos 11 grados. Posteriormente se fortifica, es decir, se le añade alcohol hasta los 15 grados y se pasa a las botas ( barricas) donde aparece una capa de levaduras que allí conocen con el bonito nombre de “velo de flor”, y esto es lo que convierte estos vinos en algo único.

 

Este “velo de flor” no permite que que el vino tenga contacto con el aire y por tanto no se oxida, manteniendo ese color pálido tan característico. También hace que sea un vino muy seco, ya que esta capa de levaduras acaba consumiendo cualquier azúcar que quedase en el vino, e incluso  la glicerina que sin ser azúcar también aporta cierto dulzor a los vinos...y así reposan un mínimo de tres años en las bodegas.

 

Me comentaba un día “Rosario Barbadillo” en una cata en Madrid que nosotros llamábamos Reserva a un vino de tres años y de su bodega no sale ningún vino de este tipo con menos de ese tiempo...en fin la relatividad del tiempo...

 

Bueno pues aclarado un poco el asunto del vino que hoy nos ocupa...nos vamos de tapas...¿venís?

 

Empezamos en la famosa “Plaza del Cabildo”, en un bar que está en una de sus esquinas, llamado “Barbiana”. En Barbiana sirven  Manzanilla en rama, es decir  la Manzanilla según sale de la bota, sin filtrar, muy, muy fresquita, como a mi me gusta, una autentica delicia con los calores que allí se gastan...De las muchas tapas que os ofrecen, y dependiendo claro de los gustos de cada uno, a mi me encantó las “papas alinás con melva”. La verdad que la melva no es un pescado que se vea mucho en nuestros mercados ni siquiera en las conservas , pero en Andalucía es muy común, y muy rico acompañando a esas “papas”.

 

 

A pocos metros de allí, podéis comprar manzanilla a granel si queréis en el llamado “Despacho de vinos La Paloma”, que es un bar que además vende vinos. Yo no pude resistir la tentación y compre “manzanilla pasada”, que es una manzanilla con una crianza mayor, que ya no conserva ese color tan pálido, y tiene otros matices diferentes propios de la larga crianza...

 

Dando un paseíto, nos acercamos a la “Taberna Argüeso”. No puedo decir que este fuese uno de los lugares que me dejaron mejor recuerdo  en cuanto a tapas y servicio (que en casi todos los sitios rebosan amabilidad y simpatía, aunque no aquí...). Sin embargo es notable la Manzanilla que tienen, una llamada “E” y otra “Viruta”. Como está junto a la bodega Argüeso puedes acercarte a comprar algo, yo me llevé un poco de “Viruta”...

 

Y por último en el día de hoy, nos vamos a acercar al lugar de Sanlúcar que es imprescindible para cualquier amante del vino, me refiero a “ La Taberna der Guerrita”. Este es un lugar de referencia no sólo en Sanlúcar, yo diría que la mayoría de los aficionados y por supuesto todos los que nos dedicamos a este mundo del vino sabemos de su existencia.

 

Allí tomamos una “carne al toro” acompañada por su Manzanilla “Cede” algo espectacular.

 

Y como allí terminamos la mañana de vinos y tapas, cerramos con una Amontillado  “De los 80”, elaborado a partir de esta misma Manzanilla, rico, salino, suave...

 

En esta taberna Armando Guerra ha sabido recoger el “Marco de Jerez” y ponerlo a disposición de lugareños y visitantes.

 

 

Armando es una persona amable y cercana , un gran conocedor  y amante de los vinos en general y de los de su tierra en particular. Junto a la Taberna tiene ese rinconcito  famoso llamado la “Sacristía” (Sacristía del Marco de Jerez)  donde organiza unas catas de un nivel extraordinario. Dicen que hay quien hace coincidir sus vacaciones de verano con las catas para no perdérselas... Allí estuvimos charlando un poco y pude tomar alguna foto para que vierais el lugar.

 

Y me despido hasta la semana que viene, si queréis acompañarme a otros lugares de Sanlúcar que os tengo que contar...

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: