Janovoa original

Viceversa

Alberto Novoa

25-S, golpe ciudadano

 

Llegó la fecha y se despejaron todas las dudas. El 25S fue un ejemplo más de la altura democrática de los españoles ante la irresponsable intención del Gobierno de criminalizar a los ciudadanos indignados que reclaman más democracia y una salida justa a la crisis sistémica que padecemos.

Han sido muchos los intentos en vano por presentar la convocatoria del 25 S como algo fuera de todo lugar. Desde la presencia de grupos de extrema derecha, hasta compararlo con el golpe de estado del 23 F, pero lo cierto, y ahora es comprobable por todos, es que la iniciativa €˜Rodea el Congreso€™ ha sido una demostración de ciudadanía sin precedentes en los últimos años, frente a un Gobierno de derechas que ha pretendido criminalizar el legítimo derecho a la protesta y la reivindicación que debe ser garantizado en democracia.

Los ciudadanos rodearon el Congreso para proteger a la Democracia. El Gobierno rodeó el Congreso con policía para protegerse de los ciudadanos. La diferencia sobre cómo se entiende el ejercicio del poder, es evidente. La derecha española no ha entendido nada desde hace siglos y sigue sin hacerlo.

Es este golpe ciudadano de libertad frente a las presiones del PP y el acoso policial el que demuestra que, verdaderamente, la consolidación democrática de nuestro país está en la calle y en el consciente colectivo, mientras que en el Congreso los representantes, legítimamente elegidos en las urnas, permanecen secuestrados por las mentiras de un Gobierno absolutista y de unos mercados insaciables que pretenden desangrar la soberanía de nuestro país imponiendo sus recetas esclavistas para el conjunto de los ciudadanos.

El grito ciudadano es legítimo y clamoroso. Los ciudadanos quieren hablar, quieren ser escuchados y quieren decir a sus representantes que se están equivocando, que no les han elegido para destrozar el país, sino para que se cumplan los máximos de bienestar para la población, tal y como siempre se ha considerado que debe hacer un Gobierno por su pueblo. 

El 25 S reclama democracia, reclama el espacio que al ciudadano le corresponde en un sistema realmente democrático, y marca un antes y un después en el recorrido que nuestra joven democracia debe proseguir para seguir consolidándose. 

El tan sobado argumento de recuperar el €˜Espíritu de la Transición€™ se ha agotado, la ciudadanía quiere más, grita más alto, la demanda es mayor que superar una crisis económica. Hace falta un nuevo país para una nueva situación, es necesaria una regeneración democrática que supere las huellas de un pasado pesado que frena la evolución natural que todo estado democrático que se precie se merece.

Estamos asistiendo al episodio de empoderamiento ciudadano que tanto venimos deseando desde hace tiempo, y el Gobierno, la derecha que nunca creyó en la democracia y la socialdemocracia agotada, deben tomar nota, porque los hijos de esta falsa democracia van a parir una nueva revolución.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: