Chema collado original

Vecinos y vecinas

Chema Collados
Blog de Chema Collados. Fevesa. Salamanca

Vagos€Ś ÂżQuiénes?

En los últimos días muchos profesores han tenido que aguantar que por parte de algunos dirigentes políticos como la Presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, se les zarandee e insulte incluso llamándoles vagos. Sin embargo, estas personas siguen siendo los responsables de la educación de nuestros hijos y, por tanto, responsables del futuro de nuestra sociedad.

Para empezar, si lo que nos creemos es que un profesor únicamente se dedica a dar clases nos estaremos confundiendo completamente. Un profesor no sólo enseña, también, entre otras muchas cosas, aprende nuevos contenidos para reciclarse, corrige exámenes en casa, recibe a padres interesados en la educación de sus hijos y acude a reuniones como son los claustros.

Mientras, muchos de los que osan llamarles vagos y que, por cierto, cobran mucho más y se hacen llamar políticos, no son capaces de aguantar sentados en su escaño más allá que a la hora de votar. Así, es indignante para cualquiera que se le ocurra acudir a un parlamento tanto nacional como autonómico ver cómo en la mayoría de las ocasiones no hay más de un puñado de diputados que apenas se escuchan y que más bien se dedican a hacer crucigramas, hablar por teléfono o echar una cabezadita.

Decir que todos ellos son unos vagos sería una falsedad, pero de la misma manera no es justo que, aunque quizá haya profesores vagos, se generalice introduciéndolo en el discurso político y buscando justificar el aumento de horas lectivas que deben impartir y recorte de recursos. En realidad, el problema no son las horas a impartir sino la perspectiva real de lo que se entiende por educación pública que está siendo deteriorada poco a poco dejándole ganar la partida a la educación privada-concertada.

Las asociaciones de vecinos siempre hemos defendido una educación pública financiada adecuadamente. Por este motivo, en las posibles movilizaciones que puedan aparecer, los vecinos tendremos que estar del lado de los profesores pero, quizá, también sea el momento de exigirles a ellos que tanto tiempo han estado callados, empiecen a defender algo más que su sueldo y su tiempo de trabajo. Son necesarios profesores implicados en la defensa real de la educación pública donde se determine poco a poco la reducción de la concertación y se apueste enérgicamente por un modelo de educación pública de calidad. Allí será donde nos encontraremos.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: