Chema collado original

Vecinos y vecinas

Chema Collados
Blog de Chema Collados. Fevesa. Salamanca

¡No te quedes en casa, manifiéstate!

Cuando unos ciudadanos de a pie deciden que es necesario expresar en las calles de manera continua que no están de acuerdo con lo que están haciendo nuestros políticos y nuestro gobierno, hay que reflexionar que quizá algo no está funcionando bien
En primer lugar, la queja más importante que tienen, y que la mayoría de los vecinos compartimos, es la lejanía de esta clase política que toma las decisiones sin pensar en lo mal que lo está pasando la gente. Pues bien, más allá de que nos representen o no, el problema real es que la amplia mayoría de los diputados y senadores de nuestras Cortes probablemente nunca han tenido problemas económicos ni los van a tener, no están ni ellos ni ninguno de sus hijos en paro, llegan a final de mes de una manera holgada y duermen muy tranquilos ya que no ven peligrar su casa cada vez que llega el día de pago de la hipoteca o alquiler y no pueden ingresar.

Por otra parte, los problemas reales de la crisis no se están resolviendo sino todo lo contrario. Así, a priori se podría pensar que por encima de todo están las personas y son las que lo están pasando mal y los que la están sufriendo en sus carnes. Sin embargo, las soluciones que se están dando: subida de impuestos, pagos y repagos en la sanidad pública, hacinamiento en las aulas, retirada de pagas extras, incertidumbre y desprotección laboral… lo que hace es que aún estén peor y, sobretodo, que no vean una salida.

Por contra, muchas decisiones para ayudar a los bancos y cajas que no dan créditos, que no perdonan un mes sin pagar, que nos fríen a comisiones por guardar el poco dinero que nos queda a pesar de hacer ya negocio con él; y a las grandes empresas que se permiten el lujo de no pagar a sus trabajadores o malpagarlos, que extorsionan vilmente a muchos autónomos y pymes para que se queden con casas que ni ellos quieren a cambio de lo que les deben, que no les da la gana pagar o que llevan sus fortunas a paraísos fiscales no colaborando con el Estado.

Pero claro, como dice este gobierno, los vecinos hemos vivido por encima de nuestras posibilidades y ahora tenemos que pagarlo. Pues bien, no creo que por mucho que estires un sueldo de apenas mil euros (quien tiene la suerte de cobrarlo) dé para vivir por encima de sus posibilidades por mucho que sepas hacer lo que llaman ingeniería económica doméstica. Quizá lo que ocurre es que esta gente cree que para una chusma como nosotros comer incluso tres veces al día es vivir por encima de nuestras posibilidades y tener una casa para cobijarse o un coche para desplazarse es un lujo.

Sin embargo, sí que ha habido determinados sectores que han vivido por encima de sus posibilidades al fuego de la especulación, la corrupción, el desfalco y la estafa generalizada y permitida por la administración. Gente que a través de la especulación han hecho nuevos sectores urbanísticos, como en nuestra ciudad, sin que aumentara la población y con una revalorización económica de las parcelas de los de siempre; bancos y cajas que no sólo te ofrecían el 100% de la hipoteca de tu casa sino que te animaban a coger el 120% a sabiendas que ellos nunca pierden y que si no puedes pagarlo te quitan la casa y todavía les dejas a deber la mitad de lo que te costó; o administraciones y medios de comunicación que te animaban a consumir y a consumir de una manera desmesurada pensando que esto nunca iba a parar y obviando que todo era un globo especulativo que un día nos iba a estallar en la cara y que lo ha hecho.

Hay quien podrá decir que efectivamente siempre estuvo la propia persona para decidir que ese no era su camino pero, no nos engañemos, vivimos en sociedad y cuando resulta que gracias a la publicidad si tu niño no tiene la playstation es un “mierda” o si no vendes tu casa para comprarte otra aprovechando la revalorización eres tonto (como decía en muchas ocasiones nuestro anterior Alcalde) la libertad de decisión quizá se hace más difícil.

También hay quien pueda decir que los políticos no son libres y que se deben al poder económico sin tener mucha margen de maniobra. Sin embargo, cuando vemos en qué empresas acaban muchos de nuestros expresidentes y ministros del gobierno o sus familias u observamos con indignación que se indultan a banqueros condenados, la cosa se pone más incrédula.

Con este panorama no parece que estas manifestaciones vayan a parar sino todo lo contrario, se van a generalizar hasta que el gobierno tenga claro que a quien debe defender es a quien ostenta la soberanía, al pueblo, y no a sus amigos, clientelas y poderes económicos.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: