Chema collado original

Vecinos y vecinas

Chema Collados
Blog de Chema Collados. Fevesa. Salamanca

Fiestas sin participación

Un año más las fiestas de Salamanca finalizan con un resultado más o menos positivo pero con una clara falta de participación, una centralización de las actividades en una zona muy concreta de la ciudad y una clara opción por unas fiestas basadas en el alcohol y el consumismo.

Si por algo destacan las fiestas municipales más importantes de España es precisamente por el nivel de implicación de los vecinos en la participación. Así, son famosas las de Valencia por sus numerosas fallas, Zaragoza por sus peñas o Sevilla por sus casetas de feria. Sin embargo, en nuestra ciudad, la falta de participación es evidente y se puede concretar a dos niveles: escasa o nula aceptación de opiniones y un programa en el que los vecinos son meros espectadores sin implicarse en la fiesta y formar parte de ésta.

Hace años la cosa era algo distinta y meses antes de las fechas festivas se reunía una comisión de festejos formada por organizaciones sociales y concejales del ayuntamiento que marcaban las líneas del programa. Hoy, el hecho de que todo se componga desde la externa Fundación €œSalamanca, Ciudad de Cultura€, hace que no sólo no puedan participar las distintas organizaciones de la ciudad sino que ni tan siquiera sean consultados los concejales del propio Ayuntamiento.

Por otra parte, las fiestas de la ciudad de Salamanca desde hace ya demasiados años se centralizan en el casco histórico dejando a los distintos barrios huérfanos de fiestas municipales. En este sentido, desde las asociaciones de vecinos de Salamanca siempre se ha denunciado que cuando un artista de primer nivel lo llevas a un sitio periférico de la ciudad como puede ser el barrio de San José o el de Pizarrales, también va a tener un gran éxito pero se consigue que se noten las fiestas en aquella zona de la ciudad y que los distintos hosteleros de la zona también se aprovechen en ganancias de las fiestas como lo hacen otros del centro.

En este caso habría que recordar cómo durante años plazas como la de Maestro Luna se inundaban de gentes disfrutando de conciertos de alto nivel como es Laura Paussini, Amistades Peligrosas o Seguridad Social.

En cualquier caso, los vecinos son meros espectadores pasivos que no están implicados en la actividad. Por ello habría que tender a realizar también otro tipo de actividades como aquella que hace años las asociaciones de vecinos organizaron junto a la Feria Internacional de Teatro en donde junto al puente romano varias barcas con música de trompón navegaban al lado de miles de barcos alumbrados con pequeñas velas y realizados previamente por cientos de niños de la ciudad.

Con todo, la única €œactividad€ festiva que se podría enmarcar como participativa son las casetas de la llamada €œFeria de Día€. Sin embargo, aunque hay que reconocer que han supuesto un aliciente muy importante para las fiestas y un revulsivo económico para las empresas hosteleras de la ciudad, no son otra cosa en realidad que actividades basadas en el consumismo y, en especial, en la ingesta de grandes cantidades de alcohol.

Estamos en época de crisis y eso debe notarse también en las fiestas de una ciudad, pero eso no tiene que significar que sean unas fiestas más pobres sino que debemos repensar las fiestas entre todos para ser capaces de realizar actividades baratas pero muy representativas y populares. ÂżAcaso no es posible que, de nuevo, nuestras calles tengan en cada momento y cada lugar decenas de cabezudos portados por voluntarios que representan uno de los pilares históricos de nuestras fiestas? Seguro que sí.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: