Chema collado original

Vecinos y vecinas

Chema Collados
Blog de Chema Collados. Fevesa. Salamanca

El modelo de reciclaje, a debate

En los últimos años poco a poco nos hemos ido acostumbrando a seleccionar en nuestras casas los distintos residuos para llevarlos al contenedor. Así, en el contendedor azul llevamos los periódicos y cartones, en el verde las botellas, y los envases y plásticos en el amarillo.

Esto que parece como de toda la vida tan solo tiene unos años de existencia. Basta con recordar cómo hace nada en el fondo a la izquierda del 'Pryca' había una máquina que parecía un gran robot que se llevaba las botellas de cristal y te daba alguna moneda. Además, a la entrada a la derecha existió durante años una especie de tragaperras que funcionaba con latas y que cuando te tocaba te regalaban una chocolatina, un pastelito, un balón u otro producto.

También no hace tanto tiempo en algunas casas los más pequeños acumulábamos los periódicos durante meses para después llevarlos a una especie de taller de reciclaje donde te daban algún dinerín por ellos que gastabas en comprarte algún juego.

Como he dicho, las cosas cambiaron y, teóricamente, nos hicieron más responsables pero en el fondo de todos siempre nos quedó la duda de si, de verdad, esos residuos estaban reciclándose o nuestra tarea de separación terminaba en un mismo vertedero con todo mezclado.

Hoy sale a la palestra política que posiblemente volvamos a momentos pasados donde te devolvían algo de dinero por llevar el 'casco'. En esta situación ha saltado la polémica con defensores y detractores del cambio. Por una parte, quienes dicen que será un incentivo para el reciclaje y, por otro, los que dicen que supondría gastos en la compra de las máquinas y colas delante de éstas.

En cualquier caso, desde un punto de vista objetivo lo cierto es que quizá con el incentivo o el castigo, según se mire, del dinero de la devolución de los envases, todos contribuiríamos mucho más y se llegarían a porcentajes cercanos al 100% como en otros países de Europa y, por tanto, sería una buena acción.

Además, realmente se premiaría al buen reciclador y no como ocurre ahora que se deja al arbitrio de la gente el reciclar o no y el único que saca beneficio de ello son las grandes empresas que sí venden realmente lo que todos hemos reciclado.

Por último hay que recordar que el mejor reciclado es el que no se consume.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: