Chema collado original

Vecinos y vecinas

Chema Collados
Blog de Chema Collados. Fevesa. Salamanca

El Derecho a la Sanidad y el Copago

A pesar de que podemos sentirnos orgullosos de poseer uno de los mejores servicios sanitarios que existen y que son reconocidos internacionalmente, la sanidad ha sido siempre una de las grandes preocupaciones de las asociaciones de vecinos.

En este sentido, la crisis ha destapado el debate peligroso del copago sanitario al que las asociaciones nos oponemos frontalmente. Así, desde nuestra visión, pagar una cantidad, mínima o máxima, por que te atienda el médico no debe imponerse ya que, de hecho, la sanidad ya está siendo pagada por todos nosotros a través de nuestros impuestos por lo que la pagaríamos dos veces. De igual manera, podríamos decir que los vecinos ya estamos realizando el copago mediante parte del coste de las medicinas prescritas por el médico. Por otro lado, los grandes perjudicados serían precisamente las personas con rentas más bajas lo que incrementaría la ya de por sí abultada desigualdad.

Una de las justificaciones más sonadas sobre la necesidad del copago es el abuso que los vecinos hacen de los servicios sanitarios. Pero, en realidad, el abuso es claramente excepcional ya que, por una parte, se limita a las urgencias y la atención primaria ya que el resto de servicios deben ser prescritos por el médico y, por otra, el posible abuso está contabilizado en no más del 1 o el 2 %.

En cualquier caso, si lo que se quiere es evitar el abuso, lo que debemos hacer es luchar precisamente contra ese abuso centrado en urgencias y atención primaria y no cargarnos algo que funciona muy bien. Por ello, es necesario trabajar desde la educación, intentando concienciar de los perjuicios y gastos innecesarios que da lugar esa mala acción, y desde la información, dando a conocer la necesidad de acudir al médico de cabecera o a los servicios de urgencia de los centros de salud que funcionan los sábados por la mañana en vez de a las urgencias hospitalarias.

Además, si se quieren reducir costes, desde las administraciones deben ser ingeniosos y buscar medidas para reducir los gastos sanitarios dando el mismo servicio. Una muestra de ello puede ser la compra de medicamentos y demás suministros de manera centralizada por parte de las administraciones lo que abarataría el precio ya que, en la actualidad, y una vez transferidas las competencias cada gerencia negocia y pone precio de manera individual estos gastos con el claro sobrecoste.

En cualquier caso, lo que de verdad tiene que tener claro la gente es que el tener una sanidad publica, universal, gratuita y de calidad es un derecho y, por tanto, si no se ejerce con la diligencia oportuna debe ser requerido mediante la forma que haga falta, incluso saliendo a la calle si es necesario.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: