Chema collado original

Vecinos y vecinas

Chema Collados
Blog de Chema Collados. Fevesa. Salamanca

El alcalde de Santa Marta y su complejo de inferioridad

Si hace unas semanas criticábamos la subida descomunal de sueldo del alcalde de Castellanos de Moriscos, no menos criticable es la actitud de otro alcalde, bien pagado también por cierto, como es el de Santa Marta de Tormes, Javier Cascante.

El municipio de Santa Marta de Tormes no es ajeno a la crisis de este país. Así, muchos vecinos no llegan a final de mes, están en paro o tienen que apretarse cada vez más el cinturón. Sin embargo, el alcalde del pueblo cree que el mejor destino de lo que se paga en impuestos es hacer estatuas y esculturas de decenas de miles de euros.

El sentimiento maximalista de este señor quizá se inició ya hace tiempo con las letras del municipio a tamaño gigante al más estilo marbellí del fallecido Gil y Gil que ya nos costó a todos los contribuyentes seguramente cerca de los 100.000 euros.

Posteriormente, no fue menos polémica la instalación de una estatua en homenaje a la pareja que bien podría ser al sometimiento de la mujer respecto al hombre en virtud del tamaño mayor y la actitud de posesión de este y de la que hasta el Instituto de la Mujer se ha pronunciado.

Finalmente, en estos días, la nueva inauguración con un coste de más de 45.000 euros, ha sido las llaves del municipio en la llamada rotonda de Capuchinos.

Si a este despilfarro le añadimos la pronta devolución de miles de euros a los vecinos gracias al juicio que está a punto de salir consecuencia de la denuncia de ASTORMI y FEVESA por un cobro indebido en el servicio de basuras, los vecinos de Santa Marta de Tormes deberían estar temblando por la situación que va a pasar su municipio por culpa de un mal alcalde.

Las malas (o buenas) lenguas dicen que incluso sus compañeros de partido y de gobierno están hartos de las decisiones incorrectas que está realizando el señor Cascante. Además, ahora ya no tiene a su amigo Lanzarote para hacer que sus desmanes queden silenciados por otros quizá peores.

En cualquier caso, un buen alcalde debe saber realizar los gastos con sensatez y moderación y lo que aquí tenemos es un señor que al igual que los faraones utiliza el dinero del pueblo no para resolver los problemas de éste sino para hacer grandes construcciones y gastos innecesarios pero muy costosos. Mientras, hace caso omiso a las demandas y escritos de las asociaciones del pueblo impidiendo en todo momento la Participación Ciudadana, tarda meses en quitar una simple pintada insultante hacia los policías locales y se niega a poner la hora del pleno a un momento más adecuado.

Esperemos que alguien haga algo para que el alcalde de Santa Marta deje de tomar estas decisiones equivocadas y vaya al sendero de lo sensato porque si no, quizá algún día, se le ocurra hacer una escultura de las puertas de Santa Marta de Tormes y viendo el tamaño de las llaves ya se pueden ustedes imaginar€Ś

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: