Chema collado original

Vecinos y vecinas

Chema Collados
Blog de Chema Collados. Fevesa. Salamanca

Educación pública

A pocos días de iniciarse el nuevo curso escolar, quizá sea el mejor momento para hacer una pequeña reflexión sobre lo que le está ocurriendo a la educación pública en una ciudad como Salamanca y en una comunidad autónoma como es Castilla y León.

Las asociaciones de Vecinos siempre hemos defendido una educación pública, universal, de calidad y laica. Siempre hemos entendido la concertación como una práctica excepcional cuando en un barrio ya surtido por un colegio público necesitaba concertar ciertas plazas educativas ante un 'baby-boom'. Sin embargo, estas plazas pagadas por todos, ante la imposibilidad de dejar a algún niño sin escolarizar, se mantenían mientras se ampliaba el colegio existente o se creaba uno nuevo.

Actualmente los que creemos en lo público tenemos que sufrir cada inicio de curso cómo se van cerrando muchos colegios de nuestra ciudad como ya le ocurrió al Miguel de Unamuno. Mientras, todos los colegios privados de Salamanca se han convertido por arte de magia en colegios concertados que son pagados por todos nosotros pero sin embargo deciden qué profesores contratar a pesar de no haber superado una oposición (e incluso no teniendo la titulación más óptima), qué metodología educativa a utilizar y qué elementos religiosos o no tener en el aula.

Pero si el propio hecho es grave, lo que de verdad es ilógico e inmoral es que nuestros políticos, esos que se supone que tienen que defender lo público por encima de todo, digan que es un tema superado y sin vuelta a atrás. Así, tanto el Partido Popular, del que no se le esperaría otra cosa, como desgraciadamente el Partido Socialista, que parece haber perdido totalmente el rumbo, tienen el mismo discurso de ver con naturalidad dejar morir a nuestros colegios públicos regalando la enseñanza pública a manos privadas.

Al mismo tiempo, los colegios públicos que quedan se van deteriorando cada vez más, se va invirtiendo cada vez menos en ellos y van quedando en centros desintegradores y guetos de étnias y grupos desfavorecidos que, a su vez, les hacen aún menos atractivos a la hora de elegir el centro donde llevar a nuestros niños.

Quizá, ante esta grave situación, es necesario que a las asociaciones de vecinos se unan otros colectivos que deberían estar sensibilizados con el tema y que, junto a ellos, muchos profesores jubilados se involucren en una campaña por la educación pública que le vuelva a dar prestigio y le coloque en el lugar de respeto que nunca debió perder.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: