Alberto orfao original

Un salmantino en Brasil

Alberto Orfao
Blog de Alberto Orfao.

Transporte, trenes y retrasos

Algo clave para una persona que vive alejado de su lugar de origen es la posibilidad de volver; la existencia de una red de transportes, mayor o menor, que le permitirá acercarse hasta su casa. En la actualidad, y como país desarrollado que somos, nuestra red de transporte está, en general, a la altura de otros países occidentales. Sin embargo, cuando nos acercamos a un transporte más regional, menos utilizado, los problemas comienzan a salir a la luz.

La distancia real entre el centro de Salamanca y Madrid, tomando como referencia el barrio de Moncloa y utilizando la autopista, es de 210 kilómetros. Este viaje, aproximadamente, nos llevaría unas dos horas; tal vez algunos minutos más dependiendo del tráfico. Sin embargo, el mismo viaje realizado en un tren de media distancia, nos lleva dos horas y media; si no se retrasa.

La distancia es prácticamente la misma, la velocidad, mucho mayor que la de un automóvil (155 km/h), pero a pesar de todo el viaje se alarga, como mínimo, hasta las dos horas y media. Exactamente el mismo tiempo que tarda un autobús en realizar el mismo viaje. ÂżA qué se debe esto? Cualquiera que haya utilizado alguna vez el tren de Media Distancia, ya sea desde Chamartín o partiendo desde la estación salmantina, se habrá dado cuenta de la parada -interminable- que el tren realiza a la altura de San Pedro del Arroyo; a medio camino entre Ávila y Peñaranda de Bracamonte.

Esta parada tiene una explicación muy sencilla. El tren se ve obligado a detenerse para que el siguiente tren que se acerca en dirección contraria no choque contra él. Sí, señores. En este momento, la línea de Media Distancia entre Salamanca y Madrid presenta tramos con una única vía para ambas direcciones.

Este retraso, por sí solo, parece incomprensible en esta España en la que vivimos jactándonos de la amplitud de la red de Alta Velocidad; sin embargo, y de forma sistemática, se unen a esta demora ya aceptada otros tipos de retrasos. Uno de los más importantes sucesos puntuales (aunque puede que no tanto) sucedidos este año fue el que se produjo el día 29 de marzo de este mismo año.

Ese día, el tren que debía recoger a los viajeros en la estación de Chamartín se vio afectado por una avería repentina. En lugar de disponer de trenes de emergencia o suplentes, un fallo también atribuible a la gran estación madrileña, los viajeros fueron transportados hasta Ávila en un convoy eléctrico 'del año de la pera', como me comentaba uno de los viajeros afectados. Una vez allí, y tras esperar interminables minutos, un par autobuses les acercaron hasta la capital salmantina. El €˜cómodo€™ viaje de dos horas y media aumentó hasta casi alcanzar las cuatro horas.

A pesar de todo, parece ser que no podemos quejarnos ya que los viejos TRD (que llegaron a presentar incidencias en casi 150 viajes diferentes en el primer semestre de 2008) han sido renovados. Eso sí, ahora la pelota ha caído en el tejado soriano ya que Renfe ha decidido €˜premiar€™ a la ciudad con los trenes que anteriormente llenaban de problemas las vías salmantinas.

Retrasos inexplicables de los trenes, fallos en la señalización, averías de motores u otros componentes del R-559 parecen estar a la orden del día. Los salmantinos que utilizamos este transporte día a día parece ser que tendemos a conformarnos y a tomarlo como algo que €œpuede ocurrir€, con lo que €œhay que contar€. Sin embargo, uno de los sectores claves en nuestra ciudad es el turismo. El turista medio, ante un viaje de dos horas y media €“y con altas posibilidades de retraso, es muy probable que se plantee la posibilidad de viajar a otro lugar más cercano o con una mejor red de transportes.

Mientras tanto, continuaremos esperando el paso del AVE por Salamanca; algo más difícil tras la suspensión del proyecto por el nuevo gobierno portugués, y tratando de impulsar y pedir más y mejores infraestructuras de transporte en nuestra provincia y para nuestra Comunidad Autónoma.

En caso de dudas, ruegos, preguntas o sugerencias os invito a comentar a continuación aunque también podéis dirigiros a mi e-mail -alberto.orfao@gmail.com- o mi cuenta de Twitter: @a_orfao.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: