Alberto orfao original

Un salmantino en Brasil

Alberto Orfao
Blog de Alberto Orfao.

Las matemáticas no son lo nuestro

Los cursos de verano en San Lorenzo de El Escorial son ya un clásico entre la vida universitaria madrileña. Yo, que soy un novato en esto y es la primera vez incluso que visito la localidad, he comenzado por dedicarme, al menos, a observar. Además, el que uno acuda en solitario implica juntarse casi con el primero que pasa y da lugar a conversaciones que son, cuanto menos, interesante. De esas conversaciones de, como dice mi madre, arreglar el mundo.

Entre estas conversaciones, y ya que hablamos de cursos universitarios, es decir, de formación, ha surgido, como no, este tema. Ya sin pararme a entrar en el propio ámbito de la universidad y a la 'mafia' en que, al menos según mis compañeros de mesa, esta se ha convertido, hablemos de formación en la empresa.

Encontraba ayer en la página Web de Amazings.es un titular que afirmaba: "El nivel de educación en ciencia en España está por debajo del de Camerún". Una afirmación terrible y que contrasta con esta otra tan extendida de que nuestra generación de jóvenes, mi generación, somos la mejor preparada de nuestra historia.

Esta información pertenece al informe anual de competitividad global realizado por el Foro Económico Mundial y en el que se evalúan los mejores y peores aspectos de cada país a la hora de hacer negocios. De un total de 142 estados encuestados, España ocupa el puesto número 111 en cuanto a la calidad de la educación científica y matemática, suspendiendo con un 3,3 sobre 7 puntos.


Pero llaman también la atención, entre otras cosas, el nivel del sistema educativo, por el que estamos en el puesto 98, o la extensión de formación de trabajadores, en el puesto 90. Recupero un extracto del artículo que dice que hay que darle la razón a Rajoy en que "España no es Uganda", ya que ellos, al menos en su educación científica y matemática, están por delante de nosotros, en el puesto número 101.

Esto contrasta, continuando con la información que el informe nos ofrece sobre la educación, con el nivel de población que completa la educación secundaria y 'terciaria' -refiriéndose a educación superior- encontrándonos en el puesto 3 y el puesto 18 respectivamente. Incluso en la gestión de los colegios públicos el informe nos sitúa en el puesto número 6, que no está nada mal.

También hay que recordar que nos hemos recuperado y, del puesto 42 al que habíamos caído en 2009, hemos vuelto al 36 en la 'clasificación general'. Esto se produce gracias al uso cada vez mayor de tecnologías de la información y a nuestra resistencia a mantener la inversión en investigación y desarrollo - que nadie sabe cuánto tiempo durará-. Eso sí, el español es el tercer estado con peor índice de competitividad de Europa solo por detrás de Eslovaquia y Grecia.

Según el informe, estas áreas de crecimiento, de continuar en esta tendencia, serán las únicas que permitirían evitar, junto con reformas estructurales en el mercado de trabajo y en la reducción de deuda pública, una crisis macroeconómica aún mayor. Unas áreas, las de deuda pública o estado del mercado de trabajo, en las que también caemos a posiciones a las que se llega antes por la cola que por el comienzo.

Alberto Órfão
Twitter: @a_orfao

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: