Fernando sanchez original

Territorio Pyme

Fernando Sánchez Salinero
Empresas al borde de un ataque de nervios

Supernanny, master gratis de gestión de personas

“Que los elefantes sean tan inteligentes y los hombres tan bestias, debe ser debido a una cuestión de educación”. Alejandro Dumas (hijo)Lo confieso, tengo debilidad por supernanny, es una rendición sin condiciones a su capacidad y al enfoque con el que enfrenta cada “guerra de Vietnam” con la que empiezan sus capítulos. La serie hay que verla como quien está frente a un regalo que puede cambiar su futuro, si tiene que gestionar personas, sean estos niños, empleados o jefes.
Recuerdo cuando la vi por primera vez, le decía a mi mujer: sus principios son universales:
  • Ten claro lo que quieres conseguir de las personas
  • Premia las acciones que van en ese camino
  • Nunca recompenses con tu atención o tus cabreos las contrarias
  • Piensa en positivo sobre las capacidades de las personas
  • Siéntete responsable de lo que ocurra en el entorno donde ejerces la autoridad.

Supernanny te demuestra cada día que casi cualquier niño “bien dirigido” se comporta bien y es capaz de hacer muchas cosas que los padres consideraban imposible. A quien de verdad tiene que educar no es a los niños, sino a los padres, que con su conducta provocan los problemas de comportamiento que luego padecen.

Este mensaje es muy, muy incómodo, porque ya no valen los lamentos y “la mala suerte que hemos tenido”. Sencillamente es que lo están haciendo mal, en algunos casos muy mal. Y tampoco vale la tan socorrida frase: “si tuvieras a mis hijos ya me contarías”, porque los miuras a los se enfrenta, parecen salidos de un mundo de niños salvajes. Pero ella para, templa y manda, con una sencillez que parece no estar haciendo nada.

Y además, lo hace sin dar ninguna voz, ni pegar ningún cachete. Todo lo consigue con ACTITUD, INCENTIVOS Y ATENCIÓN DIRIGIDA, mostrando un sincero interés por el desarrollo de los niños.

Lo mismo ocurre en las empresas a la hora de dirigir personas. Continuamente asistimos al fomento de conductas, que luego somos ya incapaces de controlar, bien por falta de dirección inicial, consintiendo con nuestra inhibición, o directamente fomentándolo con nuestro apoyo.

Asistes a menudo a la queja de la falta de implicación de la gente, o las conductas contrarias a los intereses de la empresa. Y en muchas ocasiones son ciertas. Pero, ¿por qué se llegó a ese punto? ¿Qué motivó que esas prácticas fueran habituales? ¿Qué se hizo por corregirlas? ¿Reciben igual recompensa los que se esfuerzan más que los que se comprometen menos? ¿Están claros los criterios con los que se valora la conducta?

Casi todas las personas deseamos estar en un ambiente que permita dar lo mejor que tenemos, pero hay otra parte de nuestra naturaleza que camina en una dirección contraria, es labor de quien dirige a esas personas potenciar la primera e impedir que la segunda domine el panorama.

Habrá personas que paguen másteres carísimos de recursos humanos y olviden aplicar las premisas que de forma gratuita nos regala supernanny. Así es la vida.

Si quieres obtener lo mejor de los que te rodean, si quieres disminuir los conflictos en tu entorno, lo tienes muy fácil… supernanny es la respuesta.


Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: