Fernando sanchez original

Territorio Pyme

Fernando Sánchez Salinero
Empresas al borde de un ataque de nervios

¿Permitirías que yo te dijera lo que tú dices de ti?

El lenguaje ha creado al hombre más que el hombre al lenguaje. JACQUES MONODOtro de los efectos más negativos de la crisis es que el lenguaje negativo y auto limitador está floreciendo con más fuerza que nunca. El “yo para eso no valgo”, “yo no puedo”, “¿A dónde voy yo con mi edad?” y así un montón de frases y coletillas que forman parte de muchas de las conversaciones que tengo con profesionales o empresarios. Y, ¿me queréis explicar de qué les sirve?
Muchas de las conversaciones de hoy en día deberían empezar como lo haría una sesión de terapia en un grupo de ayuda.
  • Hola, me llamo Fernando y soy adicto al lenguaje negativo, digo cosas de mí mismo para joderme la poca motivación que me queda.
  • ¡¡¡¡Hola Fernando!!!!

De las primeras cosas que hay que trabajar con alguien para mejorar sus resultados profesionales (y personales, me atrevo a decir) es el uso del lenguaje. Os propongo observar a vuestro alrededor y a vosotros mismos (aunque esto es mucho más difícil) la cantidad de basura que nos decimos cada día. Por ejemplo:
  • ¿A dónde voy yo con esta edad? Ésta me da especial pena, ¡cuantos años desperdiciados por pensar que ya es tarde para hacer cosas. Pero, ¿Qué le pasa a tu edad? El problema lo tienes en la cabeza no en la partida de nacimiento. Y no me vengas con que a los de tu edad no les dan oportunidades. Es una excusa perfecta para quedarse parado y pasarse el día quejándose, ¿cuál es el problema de esta posición?, que te haces un producto poco vendible. El clásico de “como sigas hablando así del perro no lo vas a vender nunca”. Pero, ¿dónde ha quedado lo de que la experiencia es un grado? ¿De verdad que no has aprendido nada que puedas aportar al mercado después de tantos años de trabajo? Y ¿de verdad que vamos a tirar la toalla y nos vamos a convertir en un vegetal, que sólo vale para pasear? ¡Venga ya, colega! que ir de abuelito sin hueco no va a traerte nada bueno. Es mejor que digan: ¡vaya pelotas que le echa a la vida y encima con experiencia! ¡Qué chollo de tío! Ahora lo que quieren las empresas son soluciones, se las traiga un chaval, un abuelo o el rey Baltasar. O sea que conviértelo en una ventaja, exponiendo tu experiencia y asumiendo la situación.
  • Mi sector está jodidísimo. Esta es de mis favoritas. Cuando la oigo, le digo al “pronunciante”: te voy a preguntar algo que igual te sorprende, le miro fijo a los ojos, dejó un silencio escénico (para que sufra un poco por llorón) y ¡¡¡tachan!!! le digo: ¿Qué sector crees que está mejor que el tuyo?, de entrada otro silencio escénico, le dejo que elija el que quiera, fíjate si estoy seguro de que diga el que diga, está en una posición de enorme competencia, de enormes dificultades. Y como, no sé si por suerte o por desgracia, me toca lidiar con todo tipo de negocios, le voy enumerando las muchas dificultades de los demás. ¿Sabes por qué piensas eso de tu sector? Porque estás padeciendo el daño en tu piel, es comprensible, y la miseria de los otros sectores la ves alejada o no te has preocupado por conocerla.
  • La solución no está en mis manos, como no lo haga el gobierno… Pues es mejor que te compres una silla bastante cómoda para esperar, porque si crees que alguien va a venir a hacerte más competitivo, a ayudarte a posicionarte mejor, a dirigir mejor a tu gente, lo llevas claro. No me imagino a un ministro aconsejándote cómo hacerlo.
  • Yo no valgo para vender. Nuevamente esta queja pide pregunta: ¿Pero tú has intentado alguna vez vender?, y en un 99% de los casos me contestan que no. Entonces, ¿cómo has llegado a esa conclusión?, a menudo, la conversación acaba salpicada de un montón de tópicos, pero como ya soy burro viejo, no trato de entrar al trapo de una discusión estéril, simplemente, si es un empresario, le digo muy serio y mirando a los ojos: “Si no te gusta vender, tendrás que pagar a alguien para que venda tus productos, ¿Tienes dinero para soportarlo?”, si me dicen que no, les digo: pues es el momento de coger el toro por los cuernos y ponerse manos a la obra. Si la gente viera a la cantidad de personas que han dicho que no valían para vender y ahora son unos grandes vendedores, alucinaría.
  • Yo no estoy dispuesto a… ¡Es mejor que no termines la frase! Ninguno sabemos en qué condiciones nos vamos a mover y lo que tendremos que hacer. Lo de un trabajo para toda la vida ya no es posible. Creo que es mejor tener la mentalidad abierta, tratando de encontrar la mejor opción en cada momento.

La mejor terapia en esos momentos es decirles ¿Me permites que repita tus palabras?

Por ejemplo le digo: Es mejor que no intentes nada y te quedes en casa, porque con la edad que tienes, ¿quién te va a querer?

Sorprendentemente les sienta mal. Entonces, ¿Por qué te lo dices tú? Con un agravante. Los mensajes que dices tú se graban en tu subconsciente de manera sólida, mientras que los que te digo yo, pueden tener o no credibilidad.

El daño que nos hacemos con cada uno de los mensajes negativos o autolimitadores que nos damos es terrible y ¿Qué ganamos a cambio? Nada.

No resulta tan complicado parar la mente cuando comienza a vomitar basura y, en vez de eso, repetirnos mensajes positivos y constructivos. Por supuesto que esto está lleno de oportunidades para todos aquellos que no se empeñen en ver sólo lo malo.

Sé que es más cómodo acudir al supermercado de las desgracias para comprar alguna excusa a bajo a precio, pero es como si compraras basura barata y la subieras a casa. No te iba a hacer nada bueno, allí puesta en medio del salón, saliendo en cada conversación.

Si quieres dominar la vida tienes que comenzar dominando el lenguaje. Puedes quedar con alguien que te lleves bien, para que cada vez que digas una frase limitadora o negativa le des un euro. Cuando lleves 50 € te habrás dado cuenta de una infinitésima parte del daño que te estás causando.

Pero, ¿lo vas a conseguir, verdad? Cuidado con la respuesta ;-)

Fernando Sánchez Salinero
www.escuelaprofesionalventa.com

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: