Fernando sanchez original

Territorio Pyme

Fernando Sánchez Salinero
Empresas al borde de un ataque de nervios

Expertos made in google

€œGran parte de las dificultades por las que atraviesa el mundo se deben a que los ignorantes están completamente seguros y los inteligentes llenos de dudas€. Bertrand RussellEn un mundo donde parecer cada vez más es un sinónimo de ser, google e Internet han llegado a nuestra vida para ayudarnos a parecer lo que no somos, y a apagar, si alguna vez tuvimos, la sed de ser, de crecer de verdad, de desarrollarnos íntegramente. Tenemos que ser conscientes del enorme peligro frente al que está nuestro patrimonio, nuestros negocios y nuestra cabeza.

El que niegue la utilidad de Internet a estas alturas debe ser cuidado como sujeto digno de estudio, no seré yo de €œesos€. Yo estoy rendido a Internet. Pero como dirían los filósofos más acreditados, algo es bueno si cumple con su función, y está en su lugar. Así, el fuego es bueno en la cocina para permitirnos cocinar, y malo en un bosque, quemando la vegetación. El fuego en sí mismo no es ni bueno, ni malo, depende del uso y el lugar.

Internet es un invento tan radical que ahora vivimos en un mundo que hace 20 años sería inimaginable. Está todo, y está cerca, tan cerca como un click de ratón, y eso nos ha dado confianza, mucha confianza. Si alguien nos hubiera dicho hace 20 años que en menos de 5 minutos íbamos a tener a nuestra disposición toneladas de información del tema que quisiéramos, de forma gratuita y en cualquier lugar donde nos encontráramos, hubiéramos pensado que nos estaban tomando el pelo. Pues no, llegaron los smartphones y metieron €œeso€ en nuestro bolsillo.

Y entonces la generosidad y las ganas de destacar llevaron a que millones de personas volquemos cada segundo miles y miles de montañas de información, pero, Âżcuál es la buena? ÂżCuál es la que te aporta algo relevante y cuál es la que te confunde más o simplemente te entretiene en un lío insoluble?

Y es que están saliendo licenciados en la University of Google a patadas, ÂżLicenciados en qué carrera? En todas, Âżpor qué limitar tus pretensiones?

Antes siempre teníamos al vecino del 5º que opinaba de todo con suficiencia (era un tipo muy leído). Ahora es media escalera la que, sin empacho ni anestesia, apostilla cada estupidez que dice con un €œlo he leído en Internet€ que ha sustituido al €œlo vi en televisión€, como argumento irrefutable. Si D. Genaro, el del 3º, lo ha leído en Internet, que además lo suele decir como si él fuera Bill Gates, !cualquiera se lo discute! Alguna vez añade, como para introducir un cierto elemento de más profundidad, que lo ha leído en €œun foro€. Otros de la escalera lo miran asombrados, como si tuviera hilo directo con Obama y Merkel. !En un foro! !Dios mío ahora ya sí que es infalible su opinión!

Y cuando eso es de un tema intrascendente como si un Pago de Carrovejas es mejor que cualquier vino del Somontano, pss, dejemos a Don Genaro que engole su voz en el rellano, se dé pisto mientras sube el ascensor, y se tome su vermut de media mañana creyendo que sabe algo. Pero es que Don Genaro a veces va al médico y no va a que le examine, diagnostique y proponga una cura, no, eso es Don Damián del 2º, que no tiene Internet, ni avatar en el foro de turno. Don Genaro va a dar lecciones al médico. Le discute todo, lo mira con recelo, le hace preguntas capciosas, cita las excepciones como si fueran reglas generales, conoce extrañísimos casos que ocurren una vez cada 20.000.000 de pacientes, pero que él arguye que puede ser su caso, debido a su sintomatología... Él ya sabe lo que le pasa, va al médico por le insiste su mujer, Angelines, que mira con recelo a Internet (claro, ella no comprende a su tecnológico marido). Porque Angelines se ha dado cuenta de que junto a cosas muy interesantes y buenos aportes, en Internet hay miles de paridas que carecen de fundamento.

Luego llega el capítulo del derecho, del que también es expertísimo, €œjurisprudencialísimo€. Te cita, todos los frikis lo hacen, el artículo 213, parágrafo III, letra C, apartado 4º de la Ley de enjuiciamiento cívicomercantilpenal de Bostwana, junto con una resolución del tribunal de Coles de Bruselas sobre el celebérrimo caso de Amadis de Gaula contra la Comisión, que legitima perfectamente que acudamos a Estrasburgo, Johannesburgo o al Burgo de Osma, con la enésima elevación de un recurso de amparo y remedio de otros males. Y a mí no me para nadie, que lo cuelgo en mi muro de Facebook y te hundo para toda tu vida, que me siguen 80 €œfollowers€. Uff!

Y luego, por si era poco, llegaron los tutoriales. Y esto ya no hay cerebro que lo resista. Todo el mundo es experto en todo. Hay tutoriales para operar a corazón abierto a la abuela e implantarle un marcapasos, que previamente habrás fabricado, siguiendo otro tutorial, usando un viejo reloj Casio, y si te falla la operación hay (es increíble, pero cierto) otro tutorial para €œcómo enterrar clandestinamente a la abuela, sin levantar sospechas en el vecindario fabricando coartadas 2.0€.

Además Don Genero tiene un negocio y es adicto a las entradas de blog tipo: €œlos 10 secretos del negociación€, €œlos 20 peores errores de la dirección de personas€, €œsé emprendedor en 3 cliks de ratón€, €œtu plan de empresa en 5 minutos y 30 segundos€. Y entonces, llega con sus ocurrencias mañaneras, que se han gestado en sus noches de navegación e insomnio. !Tiene el título de patrón de barco de Internet, el tío!
!Reunión, que he descubierto la pólvora! Les dice a sus empleados, sabiendo que la pólvora les va a estallar a ellos en la cara. Y les bombardea con su última ocurrencia. Que nadie puede discutir, bajo amenaza de pena de destierro de twitter.

Si antes la ausencia de datos hacía que Don Genaro se contuviera un poco, y usara la lógica testicular de €œaquí se hace esto, porque me sale de los cojones€. Ahora no, hasta ha prescindido ya de sus autoritarios atributos. Ahora todo se hace porque le sale de los cojones a Google (que deben ser las dos oes de gOOgle, no quiero pensar qué será la €œl€), y cualquiera le discute algo. Don Genaro lo sabe todo, o si no, se lo dice su aprendiz de brujo, su Samsung Galaxy Ace S5830. Recemos un Padreweb por el eterno descanso de la cabeza de Don Genaro. Y es que en la empresa echan de menos la época de la lógica de apéndice genital y puñetazo en mesa€Ś

Esta enfermedad es muy difícil de curar, porque a quien ha nacido para llevar la razón, la abundancia de datos, conduce a la locura.

Nunca ha sido más importante que ahora el buen juicio y la puesta en contexto de cualquier afirmación. La prudencia es la virtud más necesaria frente a la abundancia. Ya hemos visto lo que ha pasado con la abundancia financiera y la falta de prudencia, y es que la verdadera y más preocupante burbuja de nuestro tiempo, es la de la €œignorancia ilustrada€, que a todos nos contamina. Creemos saber, sólo porque tenemos datos o hemos leído lo que ha puesto un €œavatar€ en un foro, que si lo conociéramos personalmente no le preguntaríamos ni que bar nos recomienda.

El problema es que la realidad se impone como una apisonadora, y le importa un pimiento dónde leíste la barbaridad que justifica tus errores.

Que San Google nos coja confesados, no nos dejes caer en la tentación, líbranos de naufragar. Amén.

Fernando Sánchez Salinero http://utopialibris.com/casa.html

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: