Pau t original

T de estilo. Miss P.

Miss P.
Blog de Miss. P

Un Ministerio de moda

Un blog de moda y belleza ¿Otro más? Quizá pueda parecer que se trata de engrosar la larga lista de blogs, ego blogs y demás variantes, y puede que sea así.
Diez años de experiencia en el mundo de la moda y la belleza son mis credenciales. ¿Mi objetivo? Conseguir desde esta tribuna, aportar el punto de vista útil de ambas cosas: moda y belleza con los pies en la tierra. Que de lujo e imposibles ya se ocupan (y muy bien) otros.

Inauguro ‘T de estilo’ con una petición (vaya, pues empiezo bien…) bastante urgente: la pronta creación de un Ministerio de Moda. Léase entre sus funciones básicas:

1.- Filtrar la sobreinformación de tendencias
2.- Eliminar el efecto equívoco
3.-Acortar la fecha de caducidad de las prendas... ¡que nos arruinamos!

Mientras espero que se apruebe esta cartera, he aquí lo que haría de ser yo su Ministra. Vamos allá con el filtro y resumimos en 3 las tendencias de este verano (que en medios especializados se cuentan equivocadamente en más de diez).

Color Block

Filtro: se basa en la mezcla de colores flúor entre sí: coral y rosa, turquesa y morado, azul Klein y amarillo… Todo ello reflejado en tonos lisos, estampados, rayas, frutas y lunares.

Elimina el equívoco: quien marca las tendencias no quiere que reutilices tu armario y no gastes ni un euro. El clásico ‘azul con verde muerde’ seguiría siendo así si los diseñadores no se las apañasen para adulterar los pantones y hacernos creer que de repente todo pega con todo. No mezcles sin ton ni son, no rebautices la tendencia como ‘Color Shock’.

Acorta la caducidad: comprar prendas flúor sólo porque se lleven es un error, el año que viene estarán pasadas. Hazte con una prenda (superior a ser posible) del color que más te favorezca o ya estampada, y juega a mezclarlo con accesorios. Las apuestas ganadoras son morado con rosa, azul con naranja y verde con amarillo.

Los 70’s

Filtro: el regreso de las campanas, los flecos, el crochet, el blanco ibicenco y lo hippie festivalero.

Elimina el equívoco: los años pasan por algo. Si dejamos atrás el rollo Woodstock es porque, puede que esos vaqueros de pata de elefante, las pamelas y las cintas en el pelo le sienten de maravilla a Kate Moss, pero si eres algo bajita, no estás mega delgada y tienes un punto de vergüenza, vestirte así es sólo apto como dress code de fiesta de disfraces.

Acorta la caducidad: si sucumbes al Peace&Love hazlo con clase e invierte en prendas sencillas: un vestido blanco, un chaleco de crochet o una camiseta con degradados. Si lo hippie te ha poseído por completo, entonces no dudes en hacerte con una falda larga o un vestido de flores, todo depende de cuántos centímetros de estatura estés dispuesta a perder.

Estilo bailarina

Filtro: gasas, bodys, tutús, nudes, rosas, faldas midi y plisados. El lago de los cisnes se apodera del armario en menos de lo que se hace un plié.

Elimina el equívoco: todo es precioso, romántico y con un punto näif hasta que acaba siendo mal interpretado por un proyecto de bailarina callejera. No hay cuerpo que resista un tutú (y menos en verano) ni pierna que se estilice con un largo midi y encima plisado. Resístete al carnaval y elimina de esta ecuación todo lo que recuerde a Isadora Duncan.

Acorta la caducidad: menos es más, y en esta tendencia sobre todo. Opta por tonos nude y rosa palo en blusas de corte vintage y vestidos a la rodilla, y abusa del calzado que lleva su nombre: las bailarinas. Todo lo demás no tiene cabida en esta función.

Que no nos engañen, las tendencias vienen y van pero lo que queda es el estilo propio. Puede que nunca te fotografíen por la calle ni te abras un blog de moda, pero tampoco nunca te sentirás uniformada ni parte del rebaño. Fácil ¿no? Si ya decía yo que necesitamos un Ministerio.

¡Besos! Miss P.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: