Pau t original

T de estilo. Miss P.

Miss P.
Blog de Miss. P

M.A. Barracus vive en ti

No será que no te llevo avisando de que la tendencia del más es más estaba llegando. Bien, pues aquí está. El look marbellí de los oros, las cadenas y demás aperos son lo último en complementos, abandona las perlitas, las cositas pequeñitas y poquita cosa en general. Es el momento del exceso.

Si eres minimalista estás pasada de moda. Si no te gusta que te miren, tienes que ir a terapia. Si eres excesiva, atrevida y te gusta lo llamativo además de ser Gunilla Von Bismarck, eres afortunada. Estamos en plena época en la que la bisutería más grande, brillante, adornada y poco sutil lidera puestos en la escala de lo guay. Y tú eres muy ídem, que no se te olvide nunca.

Así pues, debes pasarte por las tiendas buscando oros, como los del Oeste. Básicamente deberás buscar dorados, porque los oros están caros. Y no estamos en tiempos de gastos superfluos. El dorado es el nuevo oro y todos lo sabemos. Iníciate con algún brazalete, más bien grande, no empieces con las minipulseras ideales.  Se llevan por duplicado, uno en cada muñeca y, si el tiempo no acompaña, como ahora, por encima de los puños del jersey, la camisa o camiseta de manga larga.

Brazaletes, dorado, moda, tendencia, estilo
Pendientes, dorados, moda, estilo, tendenciaOtra historia son los pendientes, que si son aros grandes te preguntarán por el loro, si son muy pesados te partirán los lóbulos y si son muy llamativos te eclipsarás a ti misma. Da igual, Molan, se llevan, los ves en las tiendas y los quieres. No seas timidona y ponte un buen pendiente que enmarque tu bello rostro.


Collar, dorado, rigido, moda, tendencia, estiloSi ya te va gustando, súmate al club de la gargantilla dorada, extremada, para ponerte sin nada y con todo. Que casi parezca que llevas un lujoso collarín. Será como ir vestida de nefertiti las 24 horas y es posible que tengas algún problema de vértebras, pero Âżquién quiere salud cuando se puede tener estilo?

Propongo que seas tan excesiva que si vas a la catedral te fundas y confundas con el pan de oro. Esta etapa pasará rápido, así que aprovecha porque dentro de unos años sólo  tus hijos usarán esta bisutería para disfrazarse de piratas.

Nos vemos en los yates. Besos,

Miss P.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: