Andres miguel silueta original

SpeaKers Corner

Andrés Miguel

Sorprendente

Mendigo detail

Tengo una amiga que, leyendo hace unos días este blog, ante tanto artículo de carácter “visionario-empresarial”,  debió de pensar que pasaba yo por un momento de bajón y, acto seguido, me envió un güasap con un vídeo pa´partirse de la risa, a ver si me animaba un poco. ¡Qué maja es! ¡Y cómo se lo agradezco!

 

 

Lo que en realidad me pasa es que veo cómo el presentador de un concurso le pregunta a un tipo de Algete: “Además de los barcos, ¿quién más atraca?” Y el fenómeno contesta: “Las piraguas”... ¡Joer!... No es el caso, pero si me faltaban 3 escalones para salir de la escalera de la depre, es que pego un patinazo y vuelvo al principio. ¡Qué penita!

 

El vídeo dura unos cinco minutos y está lleno de meteduras de pata como ésta o mayores; de hecho, escuchas una y no eres capaz de creer que la siguiente pueda ser aún más gorda y lamentable... Pero la capacidad humana es sorprendente, ya lo he dicho algunas veces.

 

Y no sólo es patente en los concursos de pregunta-respuesta, ¡qué va!; pones un telediario y la primera noticia que oyes es que un concejal usaba el vehículo oficial para irse al fútbol, la siguiente es que otro utilizaba el teléfono del ayuntamiento para pasar la tarde llamando a “líneas calientes” (esto casi lo disculpo, porque el tío era de Burgos y allí hace un frío de morirse) y ya no me extrañaría escuchar un día que el que se marchó a contar nubes ha tenido que empezar otra vez de cero porque se ha equivocado al pasar de 20... ¡Qué país!

 

Entretanto, hay miles de personas trabajando muy duro por mejorar su situación, por ayudar al prójimo, por sacar adelante un negocio que sostiene a varias familias o por abrir la puerta a un futuro mejor para todos. Rara vez salen en la tele o son portada de los periódicos, rara vez son objeto de reconocimiento o reciben ayuda de las instituciones, rara vez, curiosamente, se sienten satisfechos, pues su natural forma de ser les empuja a dar más, a entregarse más, contra viento y marea, sin descanso.

 

Los observo caminando por el barrio, realizando pequeños gestos, manifestaciones de afecto, muestras de solidaridad y compromiso. Ayer, por poner un ejemplo, descubrí a una señora de avanzada edad entregando 2 naranjas a un mendigo, vi también cómo dejaban a la puerta del salón parroquial no menos de 5 bolsas de ropa para los necesitados, leí un cartelito pegado a una pared en el que una asociación vecinal se ofrecía gratis a ayudar en lo posible a cualquier desempleado a buscar un puesto de trabajo, supe que un grupo de amigos se está moviendo muy activamente para conseguir un buen número de donantes de plaquetas que puedan ayudar a un conocido que sufre una grave enfermedad y un vecino me contó que volvía de dar una clase práctica de electricidad, sin contraprestación alguna, a un grupo de parados que pretendían mejorar su formación de cara a una futura posibilidad de contratación. Todo en un día.

 

Me pregunto por qué todas estas muestras de generosidad, de infranqueable carácter, de inteligencia, de respeto por el género humano, no abren las portadas de los telediarios, no se comentan a todas horas en la radio, no se resaltan en las páginas de los periódicos. Si lo hiciésemos, estoy convencido de que seríamos capaces de generar una ola de generosidad, de colaboración y entrega, de dimensiones extraordinarias, sé que muchas más personas se sumarían y, a través de ella, encontraríamos solución a muchos de nuestros problemas actuales.

 

Sin embargo, en su mayor parte, el sistema va por otro lado y llena los medios de comunicación de esparcimiento para zoquetes. Mejor provocar la risa, aunque sea a costa de nuestra propia estupidez, que revolver conciencias.

 

¡Si, por lo menos, sacásemos algo en claro de los concursos, algún beneficio siquiera cultural!

 

Pero ni por esas.

 

Es más,  le preguntan a un tipo... “¿Donde tienen las mujeres el pelo más rizado?”... Y dice el colega... “En el sobaco”... ¡¡hay que ser gilipollas!!

 

 ... Ah, calla, que es en África... ¡Uy, perdón!

Comentarios

Luis 20/11/2015 09:50 #1
Muy bueno!!! Inteligente y divertido

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: