Andres miguel silueta original

SpeaKers Corner

Andrés Miguel

La crisis de los 40… y la de los 50…

¡Es que alucino! Si me lo cuentan hace cuatro meses me hubiera partido la tripa de reírme sin parar. Vamos, hubiera empezado entonces y no habría terminado de descojonarme de la risa hasta bien pasada la procesión del Corpus... cuando coño sea que se celebre... ¡Menuda chufla!

Y, mira tú por dónde, resulta que estoy inmerso en una bien gorda de la que, como gato panza arriba, no salgo ni braceando hasta con las orejas... 

 

No se ría, que he ido al psicólogo y me ha dicho que presento todos los síntomas de estar pasando por las crisis de los 40 y de los 50… las dos juntas… ¡sin dejarme ni uno! Esto es:

 

  • Me he quedado sin objetivos... esto no es verdad,  ya me perdonará vuecencia, doctor, porque ha venido mi jefe esta mañana y m´a dicho: "A ver, éstos son tus objetivos pa´este año, zoquete" ¡Y son la tira, que se lo digo yo!

  • He perdido el norte... esto sí es verdad, porque no leo El Norte desde hace años... es que no distinguía, allí, la publicidad de las noticias.

  • Las tareas familiares se me antojan como un exceso de responsabilidad difícil de llevar... aquí sí que la ha clavao, doctor, porque estoy hasta el moño de meter y sacar el lavaplatos. ¡Menos mal que la basura la baja siempre el niño! ¡Pobrecillo, cómo se cabrea el jodío!

  • Los cambios físicos, biológicos, económicos y sociales me hacen creer que han desaparecido las cosas que me parecían importantes... esto va a ser cierto también, a lo mejor, porque muchas mañanas no encuentro las lentillas y mi mujer dice que va a ser que lo que me ha desaparecido es la memoria, porque me operé de la miopía hace 16 años... 

 

  • Los planes que hice ya se han cumplido y los que no se han cumplido, vete olvidándote de ellos...  ahí l´as dao, doctor, eminencia... de los planes que hice no sé si se ha cumplido alguno, porque no m´acuerdo, y de los que no se han cumplido tampoco m´acuerdo...

  • Han aparecido, por culpa de la cosa psicológica, cansancio y desilusión que todo lo nublan... no sé, no lo veo claro… (¡atentos al inteligente juego de palabras!... si no lo pilla, no se altere, soy consciente de que es humor pa´muuu listos).

 

  • Me ha surgido como la necesidad de nuevas experiencias, de nuevos riesgos, a fin de evitar la sensación de haber perdido el tiempo... eah! ... esto es lo de la moto, doctor, ilustrísima, porque por el puenting y cosas de ésas todavía no ma´dao...

  • Necesito llamar la atención y, a poco, pronto me va a dar por comprarme un descapotable de colores chillones... ¿Será más o menos igual lo del vaquero verde que me he comprao en Sfera? Que, por cierto, llevo quince días pensando con qué coño de color lo voy a combinar yo ahora...

  • Y, lo peor de todo, me ha cambiado el carácter y me van a aparecer enfermedades imaginarias, que unidas a las que ya tengo, van a hacer de mí un espécimen digno de estudio en la Facultad de Medicina de Güisconsin... Olé, pa´que luego digan que no he servido pa´nada nunca, doctor...

¿Qué le parece?

 

Y va el tío, el ilustre psicólogo digo, y antes de marcharme de la consulta y sacudirme 60 aurelios, va y me dice, "no se preocupe, Martínez, tiene Vd. el "síndrome del viejazo" y se le va a pasar en unos cuantos años. Tómese unos lexatines, empiece a jugar al bingo por 10 céntimos en el hogar del jubilado y tenga cuidado con los bordillos no se vaya a dislocar la cadera y tengamos que ponérsela de feldespato". ¡Con 2 cojones! Si me llamara Martínez estaría a punto de tirarme al Pisuerga con unos zapatos de cemento y el último recibo pagado de la hipoteca bien agarrao con la mano, que una hipoteca te hunde más que el cemento... pero como soy de los Miguel de toda la vida, pues he decidido que voy a aguantar un pelín más, a ver si se me pasa el mal rato y soy capaz de llegar a los 80 pa´vivir una segunda fase de la crisis de los 40, porque si en esta me ha dado por comprar la moto, igual a los 80 me cae el Maseratti... (¿Te imaginas, a los 80, con mi bronceado rayos UVA, mi calva resplandeciente y bien pegada la dentadura con Algasiv, pa´que no se me vuelen los dientes postizos cuando circule a 150 kms por hora en el descapotable? ¡Qué pasote! ¡Lo que voy a ligar!... todo esto, claro está, a escondidillas de mi señora que seguirá ahí, haciéndome el brócoli al vapor y la pechuguita de pollo pa´que no se me compliquen las digestiones y cuidando de que no mezcle las pastillas colorás y las moradas, no sea que se me haga la chisma un lío y me vaya a otro barrio por un exceso de sintrón...).

 

El caso es que, ante tanta indefinición médica, ¡y eso que era de Sanitas su reverencia el doctor!, he decidido investigar por mi cuenta en la Güisquipedia y he encontrado el remedio infalible a la crisis de los 40... que no es llegar a los 50, como yo, no, sino llegar allí habiendo hecho tó lo siguiente:

 

 

  • Darle importancia a lo que ha costado tanto conseguir durante todos estos años... creo que esto se refiere a la habilidad que he desarrollado para parecer que estoy interesado durante una reunión mientras hago como que escribo con la mano derecha y me estoy rascando las pelotas con la mano izquierda o, a lo sumo, enviando un güasap a mi compañero de pádel pa´quedar por la tarde...

  • Tener una actitud positiva con la propia vida y el futuro, y valorar lo vivido en lugar de intentar recuperarlo... creo que esto viene a decir que me olvide de la dieta y tal... que mejor que estoy ahora ya no voy a volver a estar... ¡Tién razón!

  • Disfrutar de los logros que haya podido conseguir y no centrarme exageradamente en lo que ha quedado pendiente... que esto debe ser que me conforme con los 8,50€ que he pillado en el euromillón, porque los 100 millones son pa´uno de Noruega... que siempre le toca el bote a un panoli que no va a saber el gili ni cómo gastarlo...

  • Y, finalmente, que si ya he caído en la crisis, que pida ayuda a los más mayores... ¡ya, a mi suegra, no te digo!

 

En fin... que el 1 de mayo cumplí 50 zascandiles y he pensao que lo voy a celebrar por to´lo grande... voy a ver cómo hago pa´que al año que viene, ése día, no trabaje nadie y tol´perro quisqui tenga el día libre

 

No me lo agradezca, no se merece.

 

Soy asín, ¡no hay crisis que se me resista!

 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: