Raulgasco original

Sobre Ruedas

Raúl Gasco Casaos
Toda la actualidad del mundo del motor, semana tras semana en "Sobre Ruedas". Lanzamientos, salones, actualidad, pruebas de conduccion, toda la actualidad del Planeta Motor, de la mano de Raúl Gasco

La velocidad y el tocino

Velo1 %282%29 detail

Confieso que durante años he sido de los que disfrutaba espachurrando el pedal derecho hasta la asfixia (del pedal). Pero ahora, quizá por los años, quizá porque conducir determinado tipo de coches  me ha enseñado  a destilar otras esencias a los viajes, hace que ir rápido no sea para mi el mejor de los alicientes cuando me pongo tras el volante

El limite de velocidad siempre ha sido un tema  controvertido. Hasta 1974 podíamos campar por los asfaltos de España prácticamente como nos diera la gana. Pero la crisis del petroleo de 1973, hizo que por motivos económicos, para un ahorro en combustible, se marcasen los primeros límites de velocidad, y por consiguiente, las primeras sanciones por saltárselos. Se fijó un límite para las autopistas de 130 km/h.  Por aquel entonces el lider de ventas era el Seat 127, un coche de concepción muy moderna para la época, pero que a duras penas llegaba de forma sostenida  a aquella velocidad. Breve resumen. Con auntentícos trastos podíamos correr hasta reventar los motores y nadie decía  nada, y cuando se ponen límites, la mayor parte de los coches que circulan les cuesta alcanzarlos. Y esto  en unas vías cuyo trazado, pavimento, señalización, etc, serían motivo de risa en 2013.

La crisis del crudo amainó, pero la fuente de ingresos tan importante que eran las multas no se podía parar, y lejos de levantar los límites, se endurecieron y en 1982 se bajó a 120 en las vías más rápidas. Ahora se argumentaba que por seguridad.  

MODO SORNA ON ¡Que bien! nuestro parque automovilístico mejoró  y  eran muchos los coches que mantenían cómodamente los 120. Pero....Desde entonces hasta ahora los coches no han evolucionado nada, ni en prestaciones, ni en seguridad. En treinta años nada ha mejorado en la seguridad activa (frenos, dirección, suspensión, neumáticos) de nuestros cacharros. Las carreteras tampoco. Son igual de estrechas, mal asfaltadas, con trazados obsoletos. Eso sí, hay un campo con un desarrollo ingenieril sin parangón. El radar de velocidad. MODO SORNA OFF

Allá por 2010 o 2011, una mañana, mas o menos fresca, un señor se levantó con no se que pie y dijo que como medida energética, y siguiendo patrones de países mas "avanzados" que el nuestro (a poco) se marcaba un límite temporal de 110, para que unos meses después volvieramos a los 120. En estas llegamos a 2013, y otro igual de "refrescao" que el anterior y además mucho más voceras o boceras (que según la RAE ambas valen) y dice que lo van a subir a 130, argumentando que descongestionarían, las bastante vacías por la crisis, autovías y autopistas.  En 2008, otro distinto a los dos anteriores, pero del mismo pelaje, argumentando lo  de la descongestión redujo a 80  en las autopistas de acceso a importantes nucleos urbanos de Cataluña. ¿A qué conclusión quiero llegar? Los límites de velocidad se marcan por un único criterio que es el del libre albedrío.

Afirmo rotundamente que la velocidad incrementa las posibilidades de tener un accidente, y en caso de tenerlo sus consecuencias. Pero no solo por sí misma, sino como un factor más de un conjunto en el que la mayor responsabilidad recae sobre el conductor, sobre todo cuando no es consciente de sus limitaciones (aptitudes) y de las que impone el estado de la vía (trazado, pavimentación), del coche, su estado de conservación, sus prestaciones, y el entorno (meteorología).  Pero entonces si se marcan límites por seguridad, ¿por qué al ir aumentando la calidad de las vías, su pavimento, sus trazados, la seguridad en los coches, etc, no se han subido estos límites?

Otro hecho claro es que un coche a 160 gasta más que a 120. Pero uno actual a gasta a 160 menos que uno de hace dos décadas a 100. Entonces si se marcaron límites por criterios económicos.... ¿Por qué al aumentar la eficiencia de los motores con mejores rendimientos y menores consumos, no se han subido estos límites?

¿Por qué unos solucionan la congestión bajando y otros para lo mismo quieren subir?

La actual propuesta de subida en determinados tramos  a 130 viene acompañada de una drástica bajada en las carreteras secundarias y es  ahora es cuando viene el chapuzón (mojarse). Creo sinceramente que los que marcan este tipo de límites confunden bastante la velocidad con el tocino. Pero como decía mi amigo Fernando Sánchez Salinero, no subestimes a un mediocre en un puesto importante, porque sabe como sobrevivir allí,  ya que su situación lo confirma. Y el mediocre que está planteando esto sabe lo que se propone. La crisis ha hecho que todos usemos menos el coche, y además de forma más racional (en mi caso menos pasional). Las petroleras han dejado de vender muchos millones de litros por esto. Si dejamos al rebaño que se mueva más rápido por autopista, gastará más litros (impuestos recaudados). De paso reducimos los límites en secundarias para que cuando les pillemos con el radar la colleja vía multa sea mas gorda (más recaudación).

Debo admitir que la velocidad es adictiva pero solo cuando centramos el trayecto en ese aspecto: sacar una media elevada, lanzarnos a descubrir la punta del coche, sondear la adherencia en aquella curva. Además  genera unos estados de tensión/atención curiosos. Ir rápido acelera todo nuestro sistema, tensa músculos.... y aumenta nuestra concentración. De hecho, en situaciones de tedio, unos Km/h más en el marcador aumentan exponecialmente nuestra atención hacia lo que nos traemos entre manos.  

Disfruto tanto de un buen vino como de una buena ruta. Pero nunca juntos, o mejor dicho revueltos. Igual que se defiende un consumo de alcohol responsable, quiero dejar claro que siempre abogaré por la conducción responsable y respestuosa con el resto de conductores, y como no, con la normativa vigente.

Comentarios

GTM 09/05/2013 14:16 #4
Raul, pienso que la conducción es una asignatura pendiente de la mayoría de los ciudadanos y estoy de acuerdo con tu consejo y con el apunte de Fernando. Un saludo.
Pedro Castro 09/05/2013 13:17 #3
Dónde Firmo?
Pedro Castro 09/05/2013 13:16 #2
Dónde firmo?
Fernando Sánchez 09/05/2013 12:44 #1
Hola Raúl, hace mucho tiempo que las carreteras cumplen una doble función, permitir que nos traslademos y ser vehículos de recaudación. El año pasado más de 400 millones de euros. Lo triste que estos gobiernos de mediocres han convertido a la Guardia Civil en instrumentos de recaudación (con objetivos y todo), y como disminuye el tráfico, debe aumentar la crudeza e injusticia de las sanciones. Vivimos en un país donde los políticos viven a costa y contra los ciudadanos. Por eso a lo mejor debemos aprender a conducir esa forma elegante que tu indicas ;-) Un abrazo

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: