Raulgasco original

Sobre Ruedas

Raúl Gasco Casaos
Toda la actualidad del mundo del motor, semana tras semana en "Sobre Ruedas". Lanzamientos, salones, actualidad, pruebas de conduccion, toda la actualidad del Planeta Motor, de la mano de Raúl Gasco

La obligación y la devoción. (En diferido y simulado)

Rueda rota detail

 

 

Mis obligaciones, business are business, me han mantenido alejado este fin de semana de la devoción dominical.  No poder  ver la misa de San Bernardo (Bernie Ecclestone) en su catedral local, Silverstone, me dejó bastante  alicaído, porque además debió ser una carrera bastante emocionante.

Estamos de acuerdo que luego se repite la emisión  en otra cadena del grupo,  que se puede ver por Internet, que.... si, pero no. Salvo que vivas en la última de las lunas de Plutón o bien apagues el "smarfon", algo para mi inviable por culpa de esas obligaciones, será imposible que abordes  la emisión en diferido si no es con un estado de emoción-ánimo simulado. Y es que está claro que  si conoces de antemano el resultado,  una remontada del duodécimo al tercero no tiene la misma chicha. Es por ello  que mi comentario de hoy será aún menos estricto, si cabe, al no poder imprimir la emoción vivida en el momento.

Si hay un templo de la velocidad, que lo hay, nadie me negará que es Monza. Pero si la Fórmula 1 tiene su catedral, esa catedral es Silverstone. Situado, después de convertir imperiales a métricas,  a ciento ventipico kilómetros al noroeste de Londres, es el circuito donde se celebró la primera carrera de la Fórmula 1 en el formato actual, en el año 1950. La victoria en esa carrera fue para Giuseppe Farina con Alfa Romeo, que también ganó ese año el campeonato. Y después de esta reseña histórica para aquellos que  creen que la automoción acaba en el grupo VAG, vamos con la carrera del domingo.  En la introducción hablé de una carrera emocionante, y si alguien de ustedes la vio, no quiero que piense que solo me emociono / divierto cuando los leones se comen al gladiador. Y es que el tema de las ruedas está trayendo polémica. Cuando la cosa es que si me han copiado un alerón, o que si este niño no hace caso al profesor , pues todo queda en un poco de amarillismo en la prensa y se terminó. Pero aquí ya estamos hablando  de la seguridad de los pilotos.

La FIA pidió a Pirelli que para 2013 desarrollase un tipo de neumático que diera más emoción a las carreras. Entre otras lindezas, quería poca duración para forzar, mínimo, de dos a tres paradas por carrera. Además quería mucha diferencia de adherencia entre el estado óptimo y el degradado, a fin de promover una buena cantidad de adelantamientos. Las marcas trabajaron sus coches para poder rodar con estas gomas. Pero no a todos les dio el mismo resultado, y los taurinos protestaron porque su coche, que se aprieta contra el suelo mas que los otros, los machacaba muy rápidamente. Empezaron a meter cizaña, y como los de la FIA de toreros tienen poco han claudicado, y  las últimas noticias, tras los reventones del fin de semana pasado, son que se volverá a la estructura de las gomas de 2012 con los compuestos de 2013. Esto a marcas como Lotus o Ferrari, que funcionaban desahogados  con estas ruedas,  no les vendrá nada bien, ya que calibrar de nuevo el coche puede llevarle varios  Grandes Premios. Una vez más  los  cambios improvisados en el reglamento benefician a los cornúpetas. Pero también es cierto  que lo que paso en Silverstone no se puede repetir. Pirelli afirma  que las gomas son seguras si se usan correctamente, y que si fallaron fue porque las marcas se pasaron sus recomendaciones por el arco del triunfo. Al parecer son ruedas asimétricas, que tienen que ir ubicadas en una determinada posición en el coche, vamos, que no son intercambiables y que algunos montaron como les pareció.  Que además, inflaron a una presión mucho más baja de la recomendada, para mejorar la adherencia y que ajustaron con una inclinación respecto a la pista, fuera de los limites tolerados a fin de mejorar el apoyo. Corren otro rumores que culpan al  empedrado, (ja) , por un piano algo agresivo en la curva 4, que nadie ha tocado y que el año pasado ya estaba allí. Lo que está claro es que los responsables  de  lo sucedido tienen la obligación de investigar y tomar las medidas adecuadas para que  los devotos de este circo podamos ver buenas carreras sin sacrificar a los pilotos

Respecto al  resultado final, mi piloto favorito salió de la duodécima plaza. Cuando el sábado vi los resultados de la clasificación, y sabía que el domingo no iba a poder ver la carrera, tuve sentimientos encontrados. Por un lado, viendo que arriba eran los de siempre, una carrera más: reparto de la tajada entre los rivales directos  y a seguir aumentando la distancia. Pero por otro sabiendo que a Alonso no le gusta perder ni a las chapas, nos deleitaría con una de sus remontadas. Como así fue. Acabar en el podio fue el resultado de una buena elección de los momentos del cambio de gomas, combinado con las salidas del coche de seguridad. Bien por él, y por el equipo (no tan bien en la clasificación).  También se repartió tarta de cenizo. Cuando estás en la cola de algo desagradable, por mucho que dejes pasar la vez, al final te toca, y el rubiales se quedó sin coche por un problema hidraúlico. ¿Pérdida de aceite? No se, lo que si se, y que además no puedo simular, por muy en diferido que les cuente esto, es lo contento que estoy  por la distancia recortada.

Comentarios

Chunti 27/11/2013 09:16 #1
Bueno, de Fórmula 1 no sé mucho, pero me ha encantado cómo se va desarrollando el texto, apoyado en esa metáfora inicial de la catedral de Silverstone y la devoción dominical. Tienes la virtud de hacer atractivos hasta los temas más áridos. Ah, y no todo se puede hacer en diferido, como muy bien debes saber.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: