Silueta maria enrique original

Sin mordazas

María García y Enrique De Santiago
El blog en formato de dúo dialéctico de María García y Enrique de Santiago

Panama Papers

1º Maria

Comienza el plazo para la Declaración de Hacienda 2015 en nuestro país coincidiendo con uno de los mayores escándalos financieros de la historia. Todos los medios de comunicación del mundo, destacan la filtración de datos que demuestran el entramado de sociedades que utilizan algunas personalidades para ocultar su patrimonio, los llamados “Papeles de Panamá”. Aunque todos conocemos cómo funcionan estos entresijos financieros para  blanquear dinero y evadir impuestos, con el silencio cómplice de los gobiernos, estos 11,5 millones de documentos han constatado esta realidad y revelado la participación de numerosas personalidades, de diversos ámbitos, vinculadas a sociedades opacas en Panamá que pone en evidencia la falta de ética de estos personajes, sobre todo, de algunos que se han pasado la vida dando lecciones de democracia, honradez y patriotismo. Si bien estos documentos no demuestran, de momento, actividad ilegal, no cabe duda que al menos son sospechosos de evadir impuestos en sus respectivos países de residencia.

1º Enrique

Lo cierto y verdad es que, entre estos papeles, existen sociedades absolutamente legales y para nada defraudadoras; otras que, sirviendo para la elusión fiscal, están planteadas en Panamá, pero de forma muy chapucera –da la sensación de que los abogados panameños vendían humo- y otras que, efectivamente, conforman un entramado profesional de la evasión de capitales y de ocultación fiscal.

 

Entre estos papeles, nos encontramos con un importante número de sociedades y presuntas defraudaciones que están prescritas y, lo más grave, que ya han sido lavadas, e impolutamente presentadas al fisco mediante las regularizaciones fiscales de todos los gobiernos

 

2º María

 

Esto contrasta con el control sin tregua que realiza Hacienda sobre el ciudadano de a pie y las implacables sanciones que impone a quien se salta las normas o comete infracciones. Aunque comparto el control y lucha por el fraude, sería de justicia aplicarlo a todas las personas por igual.

 

Lo que está claro, es la creciente desigualdad en la distribución de la renta. Es demostrable que, en España, más del 90% del esfuerzo de recaudación fiscal recae sobre las clases medias y bajas, sobre todo de los asalariados. Pagamos impuestos para que los ricos no lo hagan en la medida que les corresponde.

 

Las políticas fiscales que se imponen en España favorecen, descaradamente, a los que más tienen. Vivimos con un régimen fiscal muy favorable a los rendimientos del capital que rompe la equidad. Las grandes diferencias de trato entre las rentas del trabajo y del capital, beneficiando a los que más tienen, propician una regresión de la desigualdad sin precedentes, muy lejos de buscar el progreso. Si queremos corregirlo, necesitamos un sistema más justo que aumente las aportaciones del capital, y aquellos que tengan mayores riquezas deberán pagar más que los que tienen menos ingresos, además de actuar con más firmeza y contundencia con el fraude.

 

2º Enrique

 

Desde el inicio de la democracia, con la implantación del sistema impositivo fiscal en España, lo que se ha hecho es fortalecer el control fiscal del ciudadano de forma rápida, sencilla, barata y poco eficaz,  pero con pocos sistemas eficaces de estudio, seguimiento, investigación y persecución del fraude fiscal a gran escala.

 

Al ciudadano corriente, al trabajador, al empresario pequeño, al profesional, nos imponen importantes sanciones por un error, un olvido o pequeñas elusiones; pero, al gran evasor se le ofrecen procesos de regularización, maneras de blanquear lo opaco a bajo coste, e incluso fórmulas –como entre otras la Sociedades de Inversión de Capital Variable (SICAV)- con las que tributar una miseria para que no evadan el capital.

 

Aún estamos pendientes del cumplimiento de la Constitución y de la creación de un sistema de tributación igualitario, redistributivo, justo, progresivo y suficiente, para lo que deberíamos de reducir el costo político, los políticos y sus adherencias, para ajustar los gastos precisos del Estado del Bienestar a los ingresos que, conciliados a los criterios constitucionales, sean oportunos.

 

La democracia no es votar, es implementar controles al poder y una de ellas es que el poder cumpla la Ley y que la Ley sea igual para todos.

 

3º María

 

Los datos señalan que la economía mundial está al servicio de un 1% que acumula más riqueza que el 99%; mientras tanto, los de pobreza indican que  1.400 millones de personas sufren de pobreza extrema, de ellos, 120 millones afectan a Europa. Es indignante que con esta situación se permita la existencia de más de 70 paraísos fiscales en todo el mundo que ayudan a ocultar el patrimonio de millonarios; pero, resulta más infame que no se pongan medios para evitarlo y sigamos siendo testigos del enriquecimiento de unos pocos con el sufrimiento de muchos. Es imposible aceptarlo desde el punto de vista humano y ético

 

Viendo los personajes políticos que van saliendo día a día, de los papeles de Panamá, se albergan pocas esperanzas para acabar con estas sociedades al ser los propios dirigentes de algunos países, los implicados en esta trama. Como dice Galeano: “El dinero es más libre que la gente”

 

3º Enrique

 

Resulta repugnante no la existencia de ricos, de evasores fiscales, de ladrones, de sinvergüenzas que perjudican al prójimo, pues canallas habrá siempre, como pobres y como gente decente, lo que produce arcadas es la poca dignidad que demuestran los que alardean de solidaridad, de justicia, de progresía o que acusan violentamente y sin escrúpulos al resto de exactamente lo mismo que ellos están haciendo.

 

Coherencia es lo que le pido a mis políticos, a mis líderes, a mis representantes y exactamente eso es lo que les falta y les hace pequeños, les hace ínfimos, les hace repugnantes, les hace –como dice mi amiga- “piojos resucitados” ¡Qué vergüenza!

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: