Paula martin original

Salamanca en blanco y negro

Paula Martín
Blog de Paula Martín

Pensar antes de hablar

Vienen unos días para mí de máximo agobio y tensión y claro, esto provoca que de todo haga grandes montañas. El pasado viernes, sin ir más lejos.

No suelo tener en cuenta las opiniones de aquellas personas que apenas ven fútbol o que solo ven dos clásicos al año aunque solo conozcan a Cristiano y a Messi, etc… Pero cuando te dan en tu propio talón de Aquiles sentimental, además de que tu estado de ánimo no es el idóneo, contentas haciendo gala de tu máxima antipatía. Y lo haces siendo consciente de ello e intentando que se note cómo has recibido esas palabras.

 

Como dije anteriormente, el pasado viernes fue cuando ocurrió todo esto. Una persona, procedente de otra comunidad de España, se mofó en cierta manera de lo que había sucedido con la UDS… Siendo totalmente inconsciente –al menos eso creo- de lo que sus palabras estaban haciendo y, ante todo, de lo que significa la Unión Deportiva Salamanca, más allá de lo sucedido en los últimos años.

 

No culpo a esa persona de hablar sin saber, pero creo que todos deberíamos aprender a callarnos cuando no sabemos sobre algo y más aun cuando se trata de una cuestión que puede constituir un sentimiento para otras personas. El mayor daño es aquel que se hace de manera inconsciente y debemos tenerlo en cuenta antes de abrir la boca.

 

Sin ser suficiente el daño que provoca el recuerdo de aquel 18 de junio, vino aquello de darle vueltas a por qué permitieron que muriera o mejor dicho, porque obligaron a que se diera esa situación. Lo comenté con una persona con la que da gusto hablar de fútbol y que sabe mucho, además de que su equipo late por otro especialista en disgustos: el Zaragoza. Ambos pensamos que se podría haber evitado y que cada vez más equipos están en peligro de extinción: su Zaragoza, mi Sporting, el histórico Racing y así una larga lista que podría sumarse a la que ya la forman.

 

Qué injusto es el fútbol en lo que concierne al plano extradeportivo y muchas veces sobre el césped también. Pero no podemos hacer nada. No podemos volver atrás en el tiempo. Solo nos queda intentar enmendar nuestros errores pasados con otros equipos para evitar que esto se siga dando, aunque parece que esta “sangrienta lucha” entre el fútbol de verdad y el moderno tiene declarado un ganador antes de terminar el partido…

 

Y, por supuesto, defender nuestro sentimiento y su historia contra viento y marea porque esa es una huella demasiado grande, que para nada es efímera, es más, yo diría que es eterna.

 

“El ignorante afirma, el sabio duda y reflexiona”. Aristóteles.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: