Paula martin original

Salamanca en blanco y negro

Paula Martín
Blog de Paula Martín

Hasta siempre, Manolo

Perdón por la expresión, pero no se me ocurre otra para esta ocasión: la vida es muy puta. Siempre hemos oído que hay que vivirla, disfrutarla, que tiene momentos muy buenos y muy malos, pero que siempre hay que seguir hacia adelante, no detenerse, buscar nuevos sueños que cumplir, ser felices. Pero he comprobado ya varias veces que la vida se ceba con las mejores personas.

Sé que se escucha con mucha frecuencia, pero lo vuelvo a repetir: no entiendo cómo las personas más buenas sufren constantemente y siempre han de levantarse, pero cuando lo hacen, vuelve a pasar algo que provoca recorrer de nuevo ese maldito camino de obstáculos. Y, sin embargo, las personas que no hacen ningún bien a la sociedad, sino todo lo contrario, se pasean por las calles con una sonrisa de oreja a oreja. Pero aun así algunos  se preguntan cómo otros cuestionamos si Dios y la justicia existen.

La vida no fue en absoluto benévola con Manolo Preciado, una persona que permanecía siempre con una sonrisa en su rostro para ayudar a todo el que pudiera. Una persona que se convirtió en uno de los héroes más importantes de la historia del Real Sporting de Gijón. Un ser humano querido por todo el mundo, del que se decía que su bondad y su capacidad de superación no conocían límites. Alguien querido por todo aquel que le conoció y también por el que no tuvo la ocasión. Es cierto, lo pude vivir en primera persona.

Siempre he sentido un cariño especial por Manolo Preciado. Como simpatizante del Sporting, me siento muy orgullosa de todo lo que dio a este equipo y, personalmente, siempre le estaré agradecida por lo que me ha ayudado.  Él ha sido la primera persona del deporte de élite que entrevisté, curiosamente  fue mi entrevista número siete. Manolo nos ha dejado el 7 de junio. Es un dato curioso, a la vez de impactante y doloroso.                                                                       

Recuerdo que hablé con él varias veces: siempre amable, siempre atento, siempre detallista. Jamás se me olvidará su sonrisa y el rato de charla con él en su visita a Salamanca el pasado verano.

Vivía el fútbol como pocos, nos hizo disfrutar tanto€Ś No necesitó entrenar a un Barça o a un Madrid para hacerse un hueco en los corazones de todos los aficionados al deporte rey, tampoco para dejar una huella importante en el fútbol español.

Es curioso, en la entrevista me dijo lo siguiente:

€œMe ha tocado vivir situaciones muy duras con él, como su enfermedad. Es un €˜paisano€™ como decimos por el Norte. Es un €˜tipo€™ excepcional. Cada  día aprendo cosas de él, tiene una humildad tremenda, siempre tiene una sonrisa para todo el mundo. Es una persona que no se tendría que ir nunca del fútbol€. 

Está definiendo a su gran amigo Quini, pero yo diría que esas palabras de su propia cosecha, se le podrían aplicar a él mismo.

Dicen que una persona nunca muere mientras permanezca su recuerdo, por lo que, en realidad, Manolo nunca nos dejará.

En otra entrevista a Dani Blanco (periodista de El Comercio), me dijo:

€œPreciado es el salvador y lo más parecido a un Dios. Cuando el Sporting estaba muy cerca del infierno apareció Manolo y revivió al Sporting, a la ciudad, a los jugadores y a su afición. Hizo magia.€

Y, por último, en otra entrevista que realicé a Pablo García Cuervo (Periodista Marca TV), me dijo:

€œPreciado es uno de los nuestros en un mundo en el que abundan los divos€.

Gracias Manolo por todo lo que me has hecho sonreír en tu etapa como técnico sportinguista, por haberme ayudado personalmente, por ser una persona de la que todos tendríamos que aprender.

Desde el  7 de junio brillará una estrella más en el cielo. Manolo seguirá viviendo el fútbol desde donde esté con la misma intensidad. Sonreirá cuando el Sporting vuelva a vivir el sueño que hace años él hizo posible.

Siempre, pase el tiempo que pase, seguirá presente en nuestro recuerdo€Ś porque los grandes nunca se van.

Descansa en paz, Manolo.

€œNo le faltó ningún amigo, todos quisieron ser testigos.

Recordando chistes como siempre te reías€Ś

No imaginamos que ya nunca volverías.

Te nombramos tantas veces que te noto aqu퀦

Dándome tu energía y regalando tu sonrisa€.(Eras tú, Merche).

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: