Paula martin original

Salamanca en blanco y negro

Paula Martín
Blog de Paula Martín

El adiós más doloroso

“Cuando me dices adiós, no siempre es un hasta luego…” ‘Nos vemos en el camino’, El Sueño de Morfeo.

 

El pasado martes por la noche se empezaba a crear la tormenta que caería el miércoles… La Unión Deportiva Salamanca ha muerto, perdón, la han matado, tras 90 años de historia. Nació en 1923 y muere en 2013. Han sido 90 años repletos de momentos inolvidables que forman parte de la historia del fútbol nacional.

Siempre se ha dicho: “no hay que buscar culpables, las cosas pasan y son así”. Este no es el caso. En este asesinato existen nombres y apellidos culpables y tarde o temprano la vida les hará pagar por ello. Créanme, aunque ahora veamos la vida muy injusta con nosotros, esta todo lo devuelve y los que nos han llevado a este pozo, seguro que caen también.

 

Hidalgo nos metió en esta deuda, se fue y hace un tiempo regresó afirmando muy alto y muy claro: “yo salvaré a la UDS”. Quizá se estaba preparando para representar a Pinocho en alguna reedición de la famosa película Disney. Después, está el alcalde, siempre atento para salir en la foto y siempre preparado para ocultarse cuando los focos lo hacen y se necesita su ayuda. También está Pascual, que no nos olvidamos de él y los administradores, que no han sabido hacer bien su trabajo. Y una larga lista de ‘actores’ secundarios.

 

¿Saben? En mayo me sucedió algo muy curioso… Estaba jugando al fútbol con amigos y de repente, la pulsera de plata que tengo de la Unión se rompió, se partió a la mitad prácticamente. Llámenme loca, pero yo lo vi una clara señal y miren lo que ha ocurrido…

 

Quizá muchos no nos entenderán, otros se subirán al carro, también estarán aquellos que se ríen sin tener ni idea de lo que están haciendo y luego los que no se enteran ni de lo que ha pasado.

 

La UDS ha muerto, pero como ya dije, los sentimientos nunca mueren, simplemente cambian de lugar. Y eso es la UDS, un sentimiento; no es solo un equipo, es mucho más que eso. Solo somos unos pocos los que tenemos el placer y el orgullo de tener dentro de nosotros este sentimiento… Porque, amigos, al igual que los sueños, las esperanzas y las ilusiones, los sentimientos nada ni nadie nos los pueden quitar…

 

Yo no he vivido los años más espléndidos de la UDS aunque me han contado que vi mi primer partido en el Helmántico con cinco añitos y que la Unión se jugaba el ascenso a Primera... Pero creo que mi sentimiento es más fuerte aun precisamente por eso, porque he vivido los peores momentos de la historia y el final de esta…

 

Algún día les contaré a mis hijos y a mis nietos que yo vi jugar a la Unión en el Helmántico, que la vi ganar y perder, que lucía su camiseta con más orgullo que ninguna, que gracias a ella conocí a personas que marcaron un antes y un después en mi vida, que me inculcó unos valores que otros equipos nunca harán, que pude ver cómo un equipo del deporte que más amo representaba a mi ciudad… E intentaré que ellos sientan por un equipo lo mismo que yo por la UDS aunque nunca será igual porque UNIÓN DEPORTIVA SALAMANCA solo hay una.

 

El mismo día del anuncio de la desaparición se convocó a los unionistas en el Novelty y allí aparecimos pocos… ¿Dónde estaba el resto? ¿Y los que estaban en los ascensos? Pero todo no queda ahí. Se me acercaron unas señoras y me dicen: “¿Qué pasa?”, les respondí y la contestación de otra me dejó atónita: “Normal, ¿no veis que sois cuatro gatos? ¿Quién va a ayudar a esto? Normal que Hidalgo y el alcalde no hagan nada”. Preferí hacer gala de mi educación y de mi paciencia porque podría haber sido realmente cruel. Tuve compasión por  ellas… No sabían qué estaban diciendo ni el daño que causaban.

 

Solo espero que no existan engendros que contaminen nuestro Helmántico porque nadie más tiene derecho a usurpar algo que pertenece a la Unión Deportiva Salamanca.

 

El “Muro de Berlín” fue la imagen más expresiva de la Guerra Fría y si recuerdan, el 18 de junio hizo un día muy feo: nublado, lluvioso, con viento… De la misma manera que el “Muro de Berlín” representaba a la perfección la Guerra Fría, el clima de ese día fue acorde al acontecimiento que se había producido.

 

Solo me queda dar las GRACIAS infinitas a la Unión por todo lo que me ha dado. Cada día te recordaré, nunca morirás del todo. Serás eterna. Seguiré luciendo tu camiseta, orgullosa de lo que un día fuiste y lucharé porque nunca seas olvidada.

 

Se me partió el alma al leer este tweet desde el perfil oficial de la Unión: “Hoy es el día más triste de mis 90 años de historia. Estoy en cada una de vuestras lágrimas. Viviré siempre en vuestros corazones. #HalaUnión”. Y no le falta razón… Hasta siempre.

 

“Cómo se pasa la vida,

Cómo se viene la muerte             

Tan callando,

Cuán presto se va el placer,

Cómo, después de acordado,

Da dolor;

Cómo, a nuestro parecer,            

Cualquiera tiempo pasado

Fue mejor”.  ‘Coplas a la muerte de su padre’, Jorge Manrique.

Ayer, hoy y siempre… ¡HALA UNIÓN!

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: