Paula martin original

Salamanca en blanco y negro

Paula Martín
Blog de Paula Martín

Desde que nací dando patadas... al balón

Recuerdo que ya desde pequeña marcaba mis propias pautas para saber con quién me llevaría mejor y con quién peor… En mi caso, no preguntaba al conocer a alguien: “¿Cómo te llamas?”, mi pregunta era: “¿De qué equipo eres?”. Siempre. Nunca fallaba.Supongo que cada persona ama algo en especial: unos el fútbol, otros el arte –aunque considero que el fútbol es arte-, otros la informática, otros la danza… Y siempre nos llevaremos mejor con aquella persona que comparta nuestros gustos. Nos sentiremos en nuestra ‘propia salsa’ y eso es impagable.
Personas que para mí su palabra vale más que todo el oro del mundo afirman: “el fútbol es una pasión y tu equipo un sentimiento”. Pero eso la gente que no ama el fútbol no lo entiende. Somos unos privilegiados, no lo duden.

No me avergüenza admitir que disfruto al hablar con una persona mayor de fútbol. Su sabiduría es tan infinita… Aprendes muchísimo en tan solo unos minutos. Para lo anterior no conozco mejor sitio que el Helmántico. Destacaría a un señor en especial: tan sabio, tan tierno, tan agradable… Esos son momentos que solo te da el fútbol.

También me quedo embobada viendo a niños pequeños ya con un balón en los pies, con las camisetas de sus ídolos y gritando con fuerza y seguridad: “seré futbolista… Como él”. Por eso creo que se deben cuidar los valores que transmite el fútbol porque van más allá de lo que creen los propios protagonistas. Véase el caso de Cristiano Ronaldo y sus comentarios.

Creo que algo tan bonito y tan importante para muchas personas y, sobre todo, para muchos niños se está contaminando de una forma excesiva cuyo final no parece en absoluto feliz ni bueno.

No creo que apoyar al equipo de tu ciudad y también sentir algo por otro equipo esté reñido y eso parece que existen personas que no lo entienden. No es más ni mejor aficionado aquel que solo apoye al equipo de su ciudad que otro que aquel que tenga el corazón dividido.

Debemos entender que cuando vamos al Helmántico todos vamos a una y si después nos gusta ver al Barça, al Atleti, a la Real Sociedad o al Rayo Vallecano, somos igual de aficionados que los que no apoyan a otro equipo. Ni mejores ni peores, todos somos UNIONISTAS.

Reconozco que mi corazón está dividido en tres partes:
  • Unión Deportiva Salamanca: en primer lugar, por ser el equipo de mi ciudad y por eso estará siempre por encima de cualquier otro. El sentimiento es inexplicable. En segundo lugar, porque creo que durante los últimos años se ha convertido en un equipo que lucha por seguir haciendo historia pese a los obstáculos que la vida impone.
  • Fútbol Club Barcelona: este sentimiento lo heredé. Mis padres son culés de cuna y desde que nací veo el fútbol del Barça. Además, el equipo en el que se encuentra tu ídolo siempre es especial. Admiro la política de cantera que tienen.
  • Real Sporting de Gijón: me enamoré de los valores que transmite este equipo, de su lucha constante, de la bondad y grandeza de sus aficionados y de la magia que desprende el Molinón. Además, infinito cariño y gratitud a alguien eterno que formó parte de su historia y escribió una de sus páginas más bonitas: Manolo Preciado.

Supongo que muchos no me entenderán y que otros tantos compartirán mis ideas, pero cada persona es un mundo.

¡No se olviden de disfrutar del fútbol!

“Nos vamos a salvar por cojones” (Manolo Preciado).

"El fútbol no es una cuestión de vida o muerte. Es mucho más que eso" (Bill Shankly).

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: