Antonio ferreras color original

Revolución digital

Antonio Ferreras
En esta década el mundo va a cambiar más que en los doscientos años anteriores

HTC One M8

Fabricado directamente para competir contra los dos teléfonos de más alta gama: el iPhone 5S y el Samsung S5. ¿Da la talla? Definitivamente sí, e incluso les supera en muchos aspectos. Pero el poder del marketing es más fuerte que la tecnología; una barrera muy alta para que se convierte en el superventas que merece.

Su antecesor, el HTC One, es un teléfono que nos quitó el hipo. Sin embargo pasó sin pena ni gloria en un mundo de gama alta dominado por Apple y Samsung. Esta evolución del teléfono flagship de la empresa taiwanesa pone incluso la barrera más alta. Lo primero que llama la atención son sus acabados en alumino, disponible en elegantes colores: gris, dorado y plata. La pantalla es más grande, de 5 pulgadas, de acuerdo a las preferencias de la mayoría de los usuarios, que necesitan más superficie para interaccionar durante muchas horas con él.

 

No te puedes bañar con él, pero no hay problema en que se moje. Su pantalla viene con tecnología anti-rasguños. Muy útil puede llegar a ser el slot de ampliación MicroSD que acepta tarjetas de hasta 128 GB. La batería ha mejorado sensiblemente, y junto, con la nueva tecnología de bajo consumo, HTC nos promete un funcionamiento sin recarga mucho más alto. Además, cuando te queda muy, muy poca batería, el teléfono entra en modo de "superahorro", lo que permite que el teléfono pueda enviar y recibir llamadas durante 14 horas más. Su sistema operativo, como no podría ser de otra forma, es el último Android, el 4.4.2, también conocido como KitKat (sí, como la galleta de chocolate de la pausa), que corre en un procesador de 4 núcleos.

 

 

Además de su potencia y la nitidez de su pantalla, los otros extras son la cámara de fotos, doble, con detector de profundidad que le da unos efectos increíbles, y sus altavoces incorporados, ideal para compartir en grupo los vídeos u oir música sin los cascos puestos. Su precio, en torno a unos 570 euros con 16GB. Para la misma configuración, el Samsung S5 está en torno a los 565 y el iPhone5s en 629. ¿Cuál es el recomendado? Cuestión de gustos...

 

 

Y antes de irme, una cucada: el protector del teléfono tiene un array de leds, que le permite mostrar la hora o la temperatura. Ya no saben que inventar!

 

Antonio Ferreras

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: