Antonio ferreras color original

Revolución digital

Antonio Ferreras
En esta década el mundo va a cambiar más que en los doscientos años anteriores

En las cloacas de la red (II): Silk Road

Silkroad market screen detail

Tenía nombre exótico, "La ruta de la seda", pero era el mayor mercado de la droga en Internet. De forma anónima se podía comprar hasta 340 tipos de sustancias prohibidas, incluyendo cannabis, LSD o heroína, y en cantidades industriales. El FBI lo desmanteló el pasado día 2 de Octubre.

Comprar droga era tan fácil como comprar un libro en Amazon. Con el programa adecuado se accedía a la página, una cuenta con Bitcoins, un registro sencillo y te mandaban las pastillas de LSD a casa. La mayoría de los vendedores estaban en Estados Unidos y Canadá. Ya no era necesario visitar los bajos fondos de la ciudad y negociar con gente sospechosa; desde el sillón de tu casa hacías la compra, y a esperar cómodamente a que te llegara a la puerta. Los vendedores se definían como los anarquistas de la libertad, y no permitían vender nada que pudiera dañar al prójimo, como armas o cosas robadas.

Detrás de este sitio Web se encontraba un joven californiano de 29 años, que se cree amasó una fortuna de 80 millones de dólares, resultado de las comisiones que en apenas dos años recibió por los 1.600 millones de dólares de compra-venta que se produjo en su portal. Claro que no se utilizaban dólares, si no los muy adecuados Bitcoins, que permitían guardar a los compradores y vendedores su anonimato. Era tal el peso de este portal de la droga, que el día que el FBI anunció su cierre, la coización del Bitcoin se desplomó un 20 %.

Es fácil de entender que el acceso a este portal no era el habitual. El buscador de Google no lo tenía catalogado; se encontraba en los bajos fondos de la Internet, en la red conocida como TOR, accesible mediante protocolos y programas especiales que impiden la trazabilidad de las conexiones. Los sitios de venta de armas, pedofilia o ventas de tarjetas de crédito robadas también se encuentran en esta red. Se discute si el FBI ha conseguido descifrar el algoritmo TOR dejándolo inutilizable, o por el contrario, han utilizado métodos más tradicionales para derribar este sitio Web.

Lo más sorprendente es que la mayor parte de las transacciones en Silk Road, hasta un 99%, se producía a satisfacción del cliente y del vendedor, en este eBay de la droga, lo que parece probar que los delincuentes son gente honrada.

 

Antonio Ferreras

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: