Antonio ferreras color original

Revolución digital

Antonio Ferreras
En esta década el mundo va a cambiar más que en los doscientos años anteriores

¡Cuidado con lo que se envía por el móvil!

Decía el proverbio árabe que somos dueños de nuestros silencios y esclavos de nuestras palabras. Vivimos una época en que se multiplican los problemas de falta de privacidad, donde los mensajes y las imágenes se escapan de lo privado para alcanzar a la colectividad. No se ven grandes soluciones a corto plazo...

"Las palabras se las lleva el viento", una frase que nos evoca la levedad de lo que se habla, frente a la permanencia de lo que se escribe, que el tiempo no puede borrar... Pero claro, eso era cuando no había tantas formas de comunicación, ahora lo confundimos todo. Y me explico, cuando estos whatsapeando, con el Facebook o con el Twitter se nos llegar a olvidar que no estamos hablando cara a cara; a pesar de la inmediatez de las respuestas, se nos olvida que lo que enviamos por el móvil se almacena en algún sitio para llegar a su destino y que puede ser visto por personas diferentes a sus destinatarios. Que se lo digan si no a los concejales de La Mancha o a los múltiples amantes clandestinos que han descubierto que los mensajes de Whatsup es la primera causa de divorcio en España

 

Logo de SnapchatComo siempre, la tecnología viene en nuestra ayuda. Ya ha salido una aplicación de mensajería para móviles, Snapchat, para Apple y Android, que permite programar al que envía el tiempo de duración que tus mensajes, fotos o vídeos van a estar disponibles por sus destinatarios; pasado dicho tiempo el contenido se borra para siempre. El invento parece que salva una vez más la privacidad y nos permite utilizar con más libertad las aplicaciones de mensajería. Podemos criticar a quien nos venga en gana, enviar nuestra foto más ridícula con la seguridad de que una vez que produzca el efecto deseado en nuestro interlocutor, el contenido desaparecerá a los 10 segundos, no dejando rastro de su existencia.

 

La idea pareció tan buena que en seguida salió un competidor, nada más y nada menos que obra de Facebook, que tenía el mismo sistema de eliminar lo enviado al cabo de unos segundos o minutos desde que el destinatario lo hubiera visto. La aplicación se llama Poke y estaba claro que iba a ser una killer application que destronaría a Whatsup. Podíamos seguir haciendo sexting sin preocuparnos. Las redes se habían incendiado, otra aplicación revolucionaria había nacido:  nuestra privacidad estaba a salvo una vez más.

 

Pero enseguida se vió que estás aplicaciones fallaban más que, como decimos en mi pueblo, una escopeta de feria. Por ejemplo, nada le impedía al receptor, mientras estaba viendo la foto tan graciosa que le habíamos enviado, tomar una foto de su propia pantalla Logo de Pokee inmortalizar la imagen para la eternidad (para los menos diestros, para fotografiar la propia pantalla en el iphone se hace manteniendo pulsada la tecla Home, la redonda de debajo de la pantalla, y pulsando la de arranque, la pequeñita de arriba a la derecha). Hay bastante formas más de engañar a estas aplicaciones e impedir que borren el contenido, pero a la primera de cambio no pasaron el corte. Por eso no es de extrañar que estas aplicaciones se estén esfumando tan deprisa como llegaron.

 

La privacidad de lo que se envía por el móvil sigue siendo un punto a resolver. Ser franco y espontáneo es una virtud cuando controlamos quiénes son los destinatarios de nuestros mensajes. Mientras tanto es conveniente leer dos o tres veces lo que enviamos y contar hasta tres antes de darle al botón para enviar una foto. No es lo mismo enseñar una foto que regalarla; si nuestro vídeo es demasiado gracioso el destinatario la reenvía y se puede conviertir en viral, llegando a multitud de personas. Podemos encontrar trabajo en un programa de televisón y cobrar por tirarnos en una piscina, pero lo normal es que nos acordemos de por vida de la gracia. Hay un método muy sencillo para no liarla cuando estemos escribiendo en nuestro teléfono móvil; simplemente debemos acordarnos de otro proverbio árabe: "Si lo que vas a decir no es más bello que el silencio, no lo digas"

 

Antonio Ferreras

Comentarios

mbt pas cher 12/06/2015 01:59 #9
¡Cuidado con lo que se envía por el móvil! - Revolución digital [url=http://www.parfex.eu/parfex/mbt.php/]mbt pas cher[/url]
mbt 11/06/2015 23:16 #8
¡Cuidado con lo que se envía por el móvil! - Revolución digital [url=http://www.parfex.eu/parfex/mbt.php/]mbt[/url]
roger vivier sale 10/06/2015 22:51 #6
¡Cuidado con lo que se envía por el móvil! - Revolución digital <a href="http://www.lepassagetoindia.com/images/rogervivier.html/" >roger vivier sale</a>
fitflops norge 04/06/2015 13:08 #5
¡Cuidado con lo que se envía por el móvil! - Revolución digital

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: