Antonio ferreras color original

Revolución digital

Antonio Ferreras
En esta década el mundo va a cambiar más que en los doscientos años anteriores

Chips en mi cerebro

Google estaría desarrollando un chip para implantar en el cerebro de las personas para que pudieran conectarse directamente a Internet. ¿Será el primer paso para controlar nuestras mentes?

Primero fueron las Google Glass, las gafas que nos permiten modificar nuestra visión incorporando la potencia de Internet, dando un paso de gigante a la realidad aumentada. Después el proyecto para que los discapacitados severos puedan controlar las sillas de ruedas con el pensamiento. El siguiente paso parece ser el desarrollo de microchips, para implantar en nuestras cabezas, de forma que los resultados de las búsquedas se descarguen directamente en nuestro cerebro. El origen de la noticia ha sido las declaraciones del vicepresidente de Google, Ben Gomes, en el que habla abiertamente de dicha posibilidad.

A pesar de la potencia que podría tener un chip de este tipo, la posibilidad de este proyecto ha incendiado la red de redes. Multitud de medios se han hecho eco de la noticia y las críticas son innumerables. Eso de que nos toquen el cerebro recuerda demasiado a las técnicas de manipulación que vemos en las películas, y un paso de gigante para el control de la humanidad al estilo del Gran Hermano de 1984. No falta quien ya asocia a Google con el anticristo y vaticina que estos chips estarán hechos con grafeno, el material de carbono perfecto; ya que este material tiene 6 electrones, 6 protones y 6 electrones, y como todo el mundo sabe 666 es el número de la bestia.

Bueno, pues por suerte o por desgracia, la noticia tiene toda la pinta de ser un bulo de Internet (hoax, en la jerga técnica), a nada que leamos la entrevista de forma detenida. En ningún momento, el bueno de Ben dice que estén desarrollando nada parecido, y la posibilidad de un implante de este tipo lo comenta como un visionario que se supone que es. El proyecto que sí existe, lo de un control básico mediante ondas cerebrales, ya es una tecnología que funciona (aunque rudimentariamente) y lo están trabajando en muchos sitios (incluídas varias de nuestras Universidades castellanoleonesas). Pues otra vez será, pero por el momento que nadie se alarme.

 

Antonio Ferreras

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: