Ebueno 80x111 original

Retratos de mujeres

Ester Bueno

Seis meses para interpretar una mamografía

Este sábado, 19 de octubre, se celebra el día internacional de la lucha contra el cáncer de mama, el tumor más frecuente entre las mujeres de todo el mundo, tras el melanoma, y del que según la Asociación Española contra el Cáncer se diagnostican en España unos 22.000 casos al año, lo que representa casi el 30% de todos los tumores del sexo femenino en nuestro país.

 

El aumento de este tipo de tumor aumenta lentamente en el mundo y la AECC lo achaca al envejecimiento de la población y a la detección precoz de la dolencia. Todos los estudios apuntan a que ese diagnóstico temprano es que el que permite que la supervivencia en nuestro país se haya elevado cada año un 1,4%, ayudado por nuevos tratamientos que permiten que el 85% de las mujeres diagnosticadas en fase precoz se puedan curar. La Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) afirmó que a principios de los años 80 las mujeres diagnosticadas tenían un 70% de posibilidades de no recaer a los cinco años, mientras que en la actualidad el porcentaje ha subido al 90%.

 

Con todas estas premisas y siendo conscientes de que los medios son importantes para salvar las vidas de las mujeres, existen sin embargo recortes presupuestarios que alertan sobre un descenso en la calidad de la atención y de los tratamientos cuyas consecuencias serán sin duda nefastas. La Federación Española de Cáncer de Mama (FECMA) junto a diversas asociaciones de investigación científica, alerta sobre este punto y denuncia estos extremos poniendo en el punto de mira a unas autoridades que someten la vida y la salud a ajustes presupuestarios.

 

En nuestra provincia, se han encendido las luces de alarma ante lo que ocurre con las mamografías. Alrededor del 40% de las mujeres de muchas localidades del área de salud de Ávila,  Alberche Pinares y del Valle del Tiétar, cuyas pruebas son realizadas por unidades móviles, no han tenido noticia de los resultados después de seis meses de haberlas realizado. Existe un retraso en la lectura e interpretación  de los resultados de las mamografías que ponen en grave riesgo la vida de muchas de esas mujeres, algo que ha de ser denunciado y se tiene que subsanar de inmediato.

 

Y es que está en la mano de los que gobiernan y gestionan la sanidad pública el salvar vidas. Su obligación es no dejar que nadie pueda morir por unas carencias perfectamente subsanables si los responsables trabajan y posponen las excusas para asuntos de menos importancia y donde no esté en juego la supervivencia ni la calidad de vida de otros.

 

Por tanto, reivindiquemos el buen funcionamiento de estas pruebas diagnósticas en el territorio abulense y exijamos que los medios de los que está dotado nuestro complejo hospitalario se modernicen, porque según los expertos, es inaceptable que en el siglo XXI aquí no se cuente ni con  un mamógrafo digital, ni con ecógrafos de última generación.

 

Ester Bueno Palacios
Presidenta de la Asociación Josefina Aldecoa

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: