Ebueno 80x111 original

Retratos de mujeres

Ester Bueno

!Qué mal planchado le lleva!

Quien es auténtico asume la responsabilidad por ser lo que es y se reconoce libre de ser lo que es Jean Paul Sartre

El otro día en un encuentro donde había varios ponentes me senté al lado de una mujer de mediana edad, que alardea de su progresía y que parece practicar tal filosofía vital en algunas de sus actuaciones. Sin embargo cuando subió al estrado el segundo de los intervinientes se acercó a mi oído y susurró, €œfíjate en los pantalones, qué arrugas, Âżsu mujer no sabrá planchar?€

Ésta es una de las muchas frases que cotidianamente escuchamos en conversaciones fútiles, en la vida normal. €œquién le elegirá la ropa€, €œa ver si le pones a dieta, que está muy gordito€, €œella tiene la casa hecha un desastre€,  €œlos domingos cocina Pepe€ etc, etc, etc.

Es increíble que aunque ciertamente las mujeres hemos avanzado muchísimo en derechos seguimos manteniendo, al menos en España, una serie de comportamientos y asumiendo una gran cantidad de responsabilidades que competen al conjunto del núcleo familiar, a los padres y a los hijos, sin distinción de su sexo. Las propias mujeres se quejan de la carga de trabajo que tienen dentro de casa, que se combina con el trabajo fuera de casa, pero en muchas ocasiones y en mi opinión por un tutelaje desmedido hacia los vástagos y la pareja y unos comportamientos sociales que presionan en este sentido, somos nosotras las que no somos capaces de soltar lastre.

No afirmo aquí que las cosas no hayan cambiado en este ámbito, es verdad que se comparte más, pero en general siguen siendo las mujeres las que llevan el peso de la planificación, compras, comidas, médicos con los hijos, etc. Y para mí la frase típica que desvela todo esto es €œmi marido y mis hijos me ayudan mucho en casa€, porque el lenguaje señala la realidad de manera certera. No se trata de €œayudar€ se trata de €œrepartir€ o €œcompartir€ a partes iguales un trabajo en general desagradecido que tiene poco de interesante.

Creo que es saludable que las personas dispongamos de mayor tiempo posible para el ocio, para estar con nuestra familia y amigos, para hacer las cosas que nos gustan o para no hacer nada. Y ese tiempo se ve realmente mermado cuando no se €œcomparten€ y €œreparten€ equitativamente las tareas domésticas. La última moda a erradicar es el tema de los €œtupper ware€. Durante todos los fines de semana del curso lectivo las madres españolas se pasan horas y horas en la cocina haciendo suculentos platos para los hijos, para que tengan más tiempo y estén bien alimentados o poniendo lavadoras y planchando ropa que no se suya. Pero los chicos y chicas de 18, 19, 26 o 30 años en ocasiones, son capaces y deben responsabilizarse de sí mismos, en este y en otros sentidos.  Otra cosa es que puntualmente la madre regale con algo especial, porque lo excepcional es lo valorado, al final lo otro se convierte en costumbre que no es agradecida porque se supone un deber adquirido.

Ester Bueno Palacios

Presidenta de Mujeres Progresistas   

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: