Ebueno 80x111 original

Retratos de mujeres

Ester Bueno

Palabras mal elegidas que confunden a la población

La elección de las palabras nunca es baladí. Las palabras son las que nos conectan directamente con nuestros oyentes, lectores e interlocutores sin más barreras que nuestras propias percepciones. Y no es casual que algunas organizaciones elijan nombres que invitan a la duda y que sin profundizar mínimamente pueden llevar a crear opiniones erróneas y diferentes de las emitidas con rigor y veracidad.

 

Si hablamos de Red Madre, por ejemplo,  lo primero que nos sugiere es un conjunto de madres solidarias que juntas conforman un entramado ideal y  protector. Su discurso más público es una defensa a ultranza de las “pobrecillas” que están embarazadas y no tienen donde ir y cuyo referente puede y debe ser esta maravillosa “Red” que les ayudará y salvará.  Sin embargo, profundizando un poco más y si entramos en la página web,  encontramos frases como: “¿estás embarazada y te sientes sola? o ¿se ha utilizado el caso Beatriz para legalizar el aborto en el Salvador?  o “tengamos más en cuenta el sufrimiento que el aborto provoca en la mujer”. La foto de portada son cuatro niños de uniforme de colegio privado con una bandera de España que da paso a un video en varios idiomas en el que dice que “el embrión es uno de nosotros”. Eso sí todos los que participan en este video son familias ideales, blancas y felices de la vida.

 

Obviamente esta página muestra una ideología ultraconservadora en contra del derecho de la mujer a gestionar su salud sexual y reproductiva. Elude totalmente la libertad de las mujeres, no contempla ni se plantea el futuro de niños con discapacidad cuyas lesiones son incompatibles con la vida, como el de la salvadoreña que parió un feto sin cerebro y por el que preguntan en su web, no habla de bebés con espina bífida, ni de madres en peligro de muerte por afrontar un parto, ni situaciones sociales o personales que impiden enfrentar la llegada de un hijo. En fin, es el egoísmo eclesial puro y duro llevado a una sociedad civil enardecida por consignas sobre el asesinato de fetos nonatos. Lo curioso es que hace poco tiempo vi en la televisión una noticia en la que un grupo de personas se manifestaban frente a una clínica de Madrid, con carteles de derecho a la vida y pines de dos piececitos en la solapa (desconozco si eran de Red Madre) y cuando el periodista le preguntó a una señora ya mayor que qué medidas habría que tomar contra las mujeres que interrumpían su embarazo y contra los médicos que practicaban abortos, ella contestó: “habría que matarlos”. Quiero creer que es también una mera y desafortunada utilización del leguaje, pero la frase lo dice todo.

 

Siguiendo con esto que yo llamo “terminología adversa” también quiero referirme a la asociación “Derecho a vivir”, este nombre es aún más “heavy”, porque parece que si no estas de acuerdo con la asociación no estás de acuerdo con el derecho a vivir. Dentro de su web vemos artículos titulados “el aborto es un negocio a costa de dos víctimas, el niño y la madre” o un llamamiento para recaudar fondos que reza “ayúdanos a defender el derecho a vivir”. Como digo utilizaciones del lenguaje que habría que cuidar porque con mi máximo respeto a todas las opiniones y a todos los movimientos pacíficos, uno no se debe esconder tras logos erróneos y confusos, sino buscar una identificación real de lo que se representa.

 

 

Ester Bueno Palacios

Presidenta de la Asociación Josefina Aldecoa

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: