Ebueno 80x111 original

Retratos de mujeres

Ester Bueno

Moneda de Cambio - Nigeria

La noticia sorprendió al mundo. Estados Unidos se ha implicado, la Unión Europea y toda la comunidad internacional ha puesto el grito en el cielo. Nadie puede zafarse del sentimiento de horror cuando doscientas niñas han sido secuestradas para ser sometidas y utilizadas como moneda de cambio, como esclavas sexuales.

 

Y esta tremenda ola parece no tener un final, ocho apresamientos más en las últimas horas anuncian que no se ha parado, que desgraciadamente seguirá pese a que EEUU, China, Canadá, etc, están enviando ayuda al gobierno nigeriano es aras de una resolución más rápida de este horror.

 

Pero, por qué, qué mecanismos mentales empiezan a funcionar en un grupo como Boko Haram, palabras cuya traducción en el idioma local son al parecer “la educación occidental es un pecado”, para justificar dentro de sus delirios religiosos que las mujeres no tienen derecho a saber leer ni escribir, que no pueden formarse ni tener posibilidades de acceder al conocimiento. Interpretaciones que vuelven a poner al Islam en el punto de mira. Aquí la interpretación de la sharia es que el lugar de las mujeres está en el hogar, con el marido y los hijos. Y punto. Decidiendo por tanto el destino de la mitad de la población a la que se niega su propia identidad, su pensamiento, su derecho a decidir y su derecho a vivir acorde con su criterio propio. Todo ello dentro una circunstancia puramente casual, accidental y aleatoria, como es el hecho de nacer con sexo femenino.

 

Tras todo esto, bajo la apariencia de ideas religiosas, se esconde, como siempre la necesidad de someter, de aterrorizar, de controlar territorio a través de la violencia, guerras encubiertas, el cáncer del siglo XXI en los países del tercer mundo. Es más fácil esto que bombardear una ciudad o que utilizar o amenazar con utilizar armas nucleares. En esos casos el conflicto se dispara en cero coma segundos y las grandes potencias mueven sus fichas. Aquí, la guerra soterrada es la guerra de los pobres y los desheredados. Se utiliza a las mujeres porque son la base de la sociedad, porque sus hijos las aman, sus padres, maridos, hermanos…la población civil está aterrada.  Se usa a las mujeres como estandarte para tener poder, el poder más férreo basado en el miedo.

 

La espectacularidad de los hechos borra que no es el primer suceso de este tipo. Según recoge Amnistía Internacional muchas otras escuelas, iglesias y pueblos han sufrido ataques deliberados en los últimos años. “Así, el pasado febrero, al menos 59 personas, la mayoría alumnos y profesores, fueron asesinados en un centro de enseñanza secundaria en Yobe, también en el noreste del país. Según testigos, los atacantes llegaron y comenzaron a disparar indiscriminadamente, matando a todos los varones que encontraban. Unos niños se escondieron en una clase y los quemaron vivos. Al parecer el ejército tardó horas en llegar e intervino cuando los atacantes ya se habían ido” dice AI.

 

Las organizaciones de Derechos Humanos afirman que “durante todo este conflicto y ante la violencia indiscriminada de Boko Haram, la respuesta de las fuerzas de seguridad nigerianas ha sido totalmente inadecuada. No sólo no han protegido a la población civil, sino que han llevado a cabo numerosas represalias y cometido graves violaciones de derechos humanos. Solo en 2013 se produjeron más de 950 muertes en centros de detención militares, resultado de ejecuciones extrajudiciales, tortura y malos tratos”. ¿Quién tiene la llave para acabar con esto?


Ester Bueno Palacios
Presidenta de la Asociación de Mujeres Josefina Aldecoa

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: