Ebueno 80x111 original

Retratos de mujeres

Ester Bueno

LIBRES E IGUALES

¿Es la libertad algo más que el derecho a vivir como se desee? Nada más.

(Epicteto)

Hoy, día 17 de mayo, se celebra el día internacional  contra la Homofobia y la Transfobia. La fecha no es elegida al azar sino que conmemora la eliminación de la   homosexualidad como enfermedad en las listas de la Organización Mundial de la Salud este mismo día del año 1990.

 

Ese hito es uno de los muchos que con grandes dosis de trabajo y presión se han ido instalando lentamente en medio de un camino de dolor y tristeza; de discriminación y muerte. La lucha contra la homofofía, transfobia y bifobia, es también una parte de la lucha por la libertad individual y por la búsqueda de un mundo más justo.

 

A día de hoy, en muchos países se encarcela, veja, vigila, viola o mata a personas lesbianas, gays, bisexuales, transgénero e intersexuales con leyes brutales y anacrónicas, apoyadas en muchos casos por poblaciones sin formación o influidas por aspectos políticos y religiosos insanos. Si miramos los datos de los observadores internaciones en organizaciones de derechos humanos la alarma suena incesantemente. Aministía Internacional recoge en sus últimos  informes sobre el tema que Irán, Arabia Saudí, Mauritania, Somalia, Sudán, Pakistán, Yemen y los estados del norte de Nigeria castigan la homosexualidad con la muerte. Uganda, Guyana, Bangladesh, Singapur, Maldivas, Bután o Nepal con pena de cárcel. En Indonesia, una nueva ley permite castigar hasta con 100 golpes de vara la homosexualidad. En Jamaica se sigue castigando la sodomía con penas de hasta 10 años de cárcel.

 

Son solo algunos ejemplos de desoladores panoramas vitales donde muchas personas viven bajo la amenaza de diferentes tipos de violencia, únicamente por amar y ser amados. Y es que además, en infinidad de  lugares, aunque la homosexualidad no se pena legalmente, existe un sistema de “propaganda” infame que parte de los propios gobernantes, instituciones religiosas y, medios de comunicación, alentando con sus discursos homofóbicos el clima de intolerancia que predispone a la población a considerar a estos colectivos como fuera de la ley y  de la sociedad. Amnistía cita a Robert Mugabe, presidente de Zimbabue, que opinaba públicamente que los homosexuales son «peores que cerdos y perros». También a algunos cargos políticos en Lituania, Letonia, Bulgaria o Polonia que hablan en términos inequívocamente homófobos o se oponen públicamente a la celebración de actos contra la discriminación y en apoyo a la igualdad de personas lesbianas, gays, bisexuales y transgénero.

 

En nuestro país, las políticas de los gobiernos progresistas consiguieron avances importantísimos en este ámbito. A pesar de que el actual ejecutivo presentó un recurso contra la Ley  de uniones de personas del mismo sexo, aprobada durante al presidencia de José Luis Rodríguez Zapatero, el Tribunal Constitucional lo rechazó imponiéndose así por Ley la igualdad y la libertad.

 

Pero aún queda mucho por hacer, mucho que reivindicar. Porque si bien es verdad que una buena parte de la sociedad española considera el derecho a la libertad sexual como algo incuestionable y es respetuosa y solidaria, nos quedan los bastiones morales de la Iglesia católica, que rechaza la homosexualidad e incluso no admite personas homosexuales en sus filas sacerdotales.  Este hecho mezclado con un gobierno de tendencias ultraconservadoras extiende nubarrones y obstáculos en un camino que parecía abierto sin posibilidad de ser vallado de nuevo.

 

La reflexión última está siempre en lo íntimo del ser humano, y yo les preguntaría a Gallardón,  a Rajoy,  a Rouco Varela. ¿Qué hacen respecto a sus familiares, compañeros o personas cercanas que son homosexuales o bisexuales o transexuales? ¿les obvian? ¿les retiran  la palabra? ¿les apartan de su círculo cercano como apestados? ¿les niegan el derecho a participar en alguna ceremonia religiosa? ¿les desheredan? …

 

Sé que me pueden tachar de demagógica, pero les digo de verdad que en el amor no se manda, que a quién se elige para compartir algunas partes de  la vida es casi la cuestión más importante en la existencia de alguien y que una de las más íntimas libertades del ser humano es la decisión sobre su sexualidad. Por eso sigamos trabajando y apostando por encontrar en la libertad de los demás nuestra propia libertad.

 

Ester Bueno Palacios

Presidenta de la Asociación Josefina Aldecoa

Comentarios

La Libertad en Riesgo. 19/05/2013 20:53 #1
ebDesde hace algun tiempo, la Libertad es Incompleta los recortes de las Economias brillan por sús hausencias,Al mismo tiempo nos hacen Herederos del pasado. Este es el camino actual para las nuevas Generaciones que en vez de aprender a ser buenos Ciudadanos está estudiando salir a la calle con las numerosas perotestas en todas las reglas. la vivienda decentes, las facultades para poder estudiar por el porvenir del Futuro, que estamos retrocediendo a los Años cuarenta del siglo Pasado finales de siglo Veinte es una pena que que esto pase con las enseñanzas de las nuevas Tegnologias, los Hogares sin comidas decentes. yo como socialista no puedo estar de acuerdo con lo que hacen los que juegan a las politicas para enrriquecerse. Y nó para el bienestar de las sociedades que somos los que votamos y lo que tenemos es Hambre y Pobreza, menos políticos , menos Diputaciones,menos comunidades y más puestos de trabajos para que las grandes producciones sean garantes de las mejoras de las Economias para el Pueblo en General.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: