Ebueno 80x111 original

Retratos de mujeres

Ester Bueno

La vida, el instante, el futuro

A veces podemos pasarnos años sin vivir en absoluto, y de pronto toda nuestra vida se concentra en un solo instanteOscar Wilde

Se escribe, se habla tanto, se filosofa, se divaga y se discute sobre la interrupción voluntaria  del embarazo. Se utiliza este tema tan difícil de abordar para fijar posturas morales o políticas que catalogan a quienes las manejan, convirtiéndolas en juicios genéricos.  Y sin embargo afectan a mujeres  concretas, mujeres con una existencia determinada, con unas circunstancias vitales, con un bagaje en su haber, de edades muy diferentes, de extractos sociales  muy distintos, con formación diversa y con posibilidades económicas de todo tipo.

Y es que hay que poner objeciones a esos jueces impertérritos que desde sus diferentes atalayas, bien sea desde una confesión religiosa o desde un lugar en la vida política o desde organizaciones interrelacionadas con uno de los dos mundos, se permiten el lujo de aglutinar en un juicio de valor la condena a esas mujeres que en un momento  de su vida han de optar por la decisión dificilísima de interrumpir un embarazo.

El sorprendente argumento de la  €œviolencia estructural€ a la que se refieren desde el actual Gobierno de España y las medidas que se anuncian en lo referente a la Ley del aborto, temo que nos retrotraigan a una zona oscura en la que las mujeres con escasas posibilidades económicas se sometían  a prácticas poco ortodoxas que ponían en peligro su vida. La libertad individual ha de verse amparada siempre por el conjunto de normas que la protejan, cuando el legislador coarta esa libertad y se dan pasos atrás en los derechos adquiridos  se empieza a conformar una sociedad más injusta y con más desigualdades.

Siempre me sobresaltan determinadas declaraciones sobre la interrupción voluntaria del embarazo, dibujando a mujeres que sin ningún tipo de reflexión se dirigen a una clínica porque no €œles apetece€ ser madres.  Nada más lejos de los retratos de las  mujeres que yo conozco y que han tomado un camino siempre meditado y valorado no sólo por ellas sino por sus afectos más cercanos.  Al contrario, en su mayoría son mujeres valientes, que ven en su decisión una renuncia y no una salida, pero que de forma coherente con sus circunstancias comprometen sus sentimientos y miran al futuro con valentía.

Apostemos por la vida en libertad, por la libertad de decisión, por los seres humanos, sin excepción, que hay sobre la tierra. Apostemos por el respeto, por los difíciles instantes en la toma de decisiones. Apostemos por las mujeres que pueden tener hijos y por las que no pueden, por las que quieren tenerlos y por las que no. Apostemos por un futuro idóneo, por el mejor de los futuros para las personas que traemos al mundo.

 

Ester Bueno Palacios

Presidenta de Mujeres Progresistas de Ávila

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: