Ebueno 80x111 original

Retratos de mujeres

Ester Bueno

Aprender a respetar las diferencias es también respetarse a sí mismo 

Es necesario asemejarse un poco para comprenderse; pero hay que ser un poco diferentes para amarse. Paul Géraldy

Ayer se publicó en el Boletín Oficial del Estado la Ley que vela en la Comunidad Autónoma del País Vasco por la no discriminación por motivos de identidad de género y para reconocer los derechos de las personas transexuales.

Me encantó leer página a página el texto de esta Ley que creo hace más libres al conjunto de los ciudadanos vascos y me siento orgullosa de que nuestros vecinos hayan dado un paso para equiparar en derechos a un colectivo cuya mayor reivindicación es sentirse iguales al resto.

Según se refleja también en la exposición de motivos  de la Ley, el Consejo de Derechos Humanos de la ONU expuso que €œcon independencia de cualquier clasificación que afirme lo contrario, la orientación sexual y la identidad de género de una personas no son, en sí mismas, condiciones médicas y no deberán ser tratadas, curadas o suprimidas€.  En esta línea el consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas adoptó en julio de 2011 la resolución que aboga por poner freno a la discriminación de los seres humanos por su orientación sexual o identidad de género. Y éste es el espíritu del nuevo texto que ha entrado en vigor y que atiende a la complejidad de la situación de las personas transexuales.

Esa complejidad hace que el texto reconozca €œla necesidad de establecer criterios médicos, sociales y psicológicos individualizados y centrados en cada persona, con pleno respeto a la identidad de la persona transexual€ y también dice que €œla atención a prestar no se centra ni consiste únicamente en una cirugía de reasignación de sexo, que en parte de los casos ni siquiera constituye la parte esencial del proceso global de reasignación, sino que incide en la confección de mecanismos de autoapoyo para afronta el rechazo del entorno social y familiar o la discriminación sociolaboral€.  Pero lo que más me gusta de la Ley es el empeño de los legisladores por hablar de respeto, de concienciación de la sociedad, de programas de capacitación, sensibilización u otros dirigidos a contrarrestar las actitudes discriminatorias, y una serie de actuaciones encaminadas a eliminar al transfobia de la sociedad vasca, en este caso.  

Una Ley pionera que habla de orientación, asesoramiento, promoción de derechos, tratamientos públicos médicos de intervenciones plástico quirúrgicas necesarias, de no discriminación en el ámbito laboral, en resumen, de derechos humanos, de amor y de respeto fundamentalmente.

No hay que olvidar que sólo hace 25 años que fueron despenalizadas en el Código Penal las cirugías de genitales para personas transexuales y que el sufrimiento de este colectivo ha sido tremendo en nuestro país, y en algunos casos los sigue siendo. Sólo espero que Juan Vicente Herrera €œtome nota€.

 

Ester Bueno Palacios

Presidenta de Mujeres Progresistas de Ávila.     

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: