Gisele touceda original

Renglones torcidos

Gisele Touceda

La bendita manía de contar de Gabriel García Márquez

“Así es -suspiró el coronel-. La vida es la cosa mejor que se ha inventado”. 

Solo puedo decir: Gracias Gabo. Gracias por abrirme un mundo de fantasías e imaginación, un mundo de amores y de soledad, un mundo de engaños y de encuentros, un mundo inventado y reinventado: la lectura.

 

El hoy ya fallecido y aclamado por todos como el “Premio Nobel de Literatura”, es para mí un simple, pero gran símbolo y recuerdo de mi adolescencia, con él aprendí a amar la lectura, a perderme horas frente a sus historias imaginándome en ellas, a descubrir que la vida, nuestra vida, puede ser contada y recreada de mil maneras, pero pocas personas consiguen atrapar y mostrar la belleza en cada acto simple de la vida misma, y él lo hacía… como solo él, sus relatos llevaban su marca, esa que va a perdurar siempre en mi memoria

 

Con el dinero de mis primeros trabajos en la adolescencia comencé a coleccionar, cuidar, leer y disfrutar cada una de tus obras, hoy te las regalo para que descanses en paz con el suspiro de mi voz leyéndote…:

 

"Pido permiso mi coronel, que no vengo a decir un discurso sino a decirte que tú sí tienes quién te escriba, porque tú no serás una hojarasca olvidada, descartada e inútil, que tu mala hora nunca llegará, porque aunque los seres humanos no nacen para siempre, tu legado sí.

 

A tí que la sabiduría te llegó cuando servía para algo mucho más que nada,  que has hecho esperar a los ángeles porque tenías muchas cosas que relatarnos… con las que atraparnos y abrirnos la mente como solo tú podías escribir y describir las cuestiones tan cotidianas, hoy me viene a la memoria un trozo de tus relatos, tan simple, tan bendita manera de contar, tan García Márquez…de tanto ser usado y amasado en sudores y suspiros, el aire de la habitación empezaba a convertirse en lodo. ¿Quién pudiese tan solo intentar escribir una novela como “Cien años de Soledad”?

 

A tí Gabo (permíteme tomarme esa confianza) gracias por formar parte de mi camino y hoy más que nunca, igual que tú, también…

 

…Yo creo que todavía no es demasiado tarde para construir una utopía que nos permita compartir la tierra”. 

 

 

 

 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: